Cuatro personas investigadas por maltrato animal al tener abandonados 40 perros de distintas razas en la Axarquía

Los animales estaban en unas condiciones lamentables. /
Los animales estaban en unas condiciones lamentables.

Las intervenciones se han llevado a cabo en las localidades de Sayalonga, Algarrobo y Torrox

EFE

Cuatro personas han sido acusadas de los supuestos delitos de abandono animal por mantener en desamparo a un total de 40 perros de distintas razas en la comarca malagueña de la Axarquía.

Las cuatro investigaciones se produjeron en localidades diferentes, y en ellas los agentes pertenecientes al Seprona de la Guardia Civil observaron claros síntomas de abandono por parte de los propietarios de los canes, según ha informado hoy mediante un comunicado el cuerpo armado.

En una de las actuaciones, llevada a cabo en Torrox, los agentes encontraron a 31 perros de distintas razas utilizados como rehala para la práctica de la caza mayor, de los cuales seis de ellos carecían de identificación y registro así como de las vacunaciones y los tratamientos de desparasitación obligatorios.

Otras dos actuaciones tuvieron lugar en la localidad de Sayalonga, donde los agentes hallaron en primer lugar a un perro de la raza American Staffordshire de ocho meses en una parcela que no reunía las condiciones higiénico-sanitarias, se encontraba parcialmente ciego y no había recibido asistencia veterinaria.

En otra finca de la misma localidad, el Seprona observó cuatro perros adultos de distintas razas que carecían de las condiciones higiénico-sanitarias debido a la falta de limpieza y a la presencia de parásitos tanto en los animales como en el entorno donde descansaban los mismos.

Además, uno de los animales presentaba una grave herida en la pata trasera, la cual no había recibido asistencia veterinaria, y ninguno de los animales tenía cartilla canina ni vacunaciones, desparasitaciones u otros tratamientos veterinarios.

Por último, en la localidad de Algarrobo los agentes detectaron en una finca a cuatro perros de la raza Pit Bull Terrier encadenados sin la preceptiva longitud de cadena mínima establecida por la normativa vigente, permitiendo que los perros deambularan entre sus propias heces y orina.

Los canes tenían caducadas las vacunas contra la rabia y contra la equinococosis (desparasitación), y sus alojamientos no proporcionaba el cobijo y abrigo necesario para el resguardo de los animales en caso de condiciones meteorológicas adversas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos