Un grupo belga proyecta invertir 90 millones en un geriátrico y un hotel en Arenas

Recreación del complejo geriátrico y hotelero que los inversores plantean en Arenas. /Sur
Recreación del complejo geriátrico y hotelero que los inversores plantean en Arenas. / Sur

El complejo tendrá 50.000 metros cuadrados construidos y contará con 124 apartamentos, 120 habitaciones para mayores y un cuatro estrellas con 121 habitaciones

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

El municipio de Arenas, de apenas 1.400 habitantes, ha sido elegido por un grupo inversor belga para ejecutar el que será el complejo geriátrico y hotelero más ambicioso de toda la comarca de la Axarquía. Los promotores, que llevan años adquiriendo terrenos en la zona, según el Ayuntamiento, quieren levantar el complejo, en el que invertirán 90 millones de euros, a unos dos kilómetros del pueblo, en la finca El Jaral. La parcela, de unos 500.000 metros cuadrados, está situada en las faldas del monte de Bentomiz, en cuya cima, a 711 metros de altitud sobre el nivel del mar, se encuentran los restos de una de las grandes fortalezas de la época árabe de la comarca, protegida como Bien de Interés Cultural (BIC). La superficie construida será sólo de 50.000 metros cuadrados.

La Junta tiene paralizado el proyecto desde junio

A pesar de lo llamativo del proyecto y de la inversión prevista, la Junta tiene paralizado desde junio el proyecto al recurrir ante el contencioso administrativo el acuerdo de pleno aprobando el plan especial correspondiente. Lo curiosos es que el Ayuntamiento de Arenas aprobó el plan para permitir la construcción del complejo con el informe favorable de los técnicos de la Delegación Territorial de Ordenación del Territorio, después de que los promotores lo adaptaran a las condiciones exigidas. El informe favorable de la delegación estaba condicionado a la adopción de las medidas necesarias para evitar que la zona se convierta en un nuevo asentamiento, cosa a la que se comprometió el Consistorio. Sin embargo, el contencioso no ha sido retirado y por tanto el proyecto sigue en el aire.

El anteproyecto, que ha sido presentado esta semana, está pensado para facilitar la atención a personas de diferentes edades en un entorno de una gran calidad ambiental y paisajística, aprovechando la luz natural, el entorno rural y la amplitud de la finca para ofrecer al residente o turista un alojamiento único en la zona. Al menos, así lo asegura Arturo Ruiz, responsable del estudio de arquitectura que lo ha elaborado y diseñado.

El proyecto ofrece diferentes posibilidades de alojamiento: 240 apartamentos en los que las personas de mayor edad podrán estar alojados con la atención geriátrica necesaria, pero con autonomía y privacidad; 120 habitaciones en un régimen de una alta atención geriátrica y un hotel de cuatro estrellas con 121 habitaciones para facilitar la estancia a familiares de los residentes o a cualquier otra personas que quiera disfrutar del complejo.

Según Ruiz, el proyecto se basa en «la ecología profunda», que persigue un respeto absoluto por el ambiente de vida existente en el entorno, y la arquitectura orgánica unificada, que promueve la armonía entre la vivienda humana y el mundo rural. Así, las edificaciones se desarrollan en tres niveles de actuación, un área ajardinada en la que se ejecutarán las edificaciones y zonas de paseo, un área de vegetación autóctona y un área de producción en la que los residentes pueden desarrollar labores agrícolas, ganaderas y artesanas. En esta última zona, las personas alojadas en el complejo podrán cultivar sus propios productos, obteniendo alimentos ecológicos a la vez que desarrollan una actividad física y de entretenimiento beneficiosa para su salud.

El proyecto aprovechará la orografía del terreno usando los caminos preexistente. Las edificaciones, con planta baja más una, estarán totalmente integradas en el entorno usando materiales autóctonos se distribuyen por la zona ajardinada.

El hotel se ubicará en la parte alta de la finca para aprovechar las vistas del paisaje y las habitaciones autónomas, que dispondrán de grandes terrazas, se situarán entre los jardines con grandes espacios para caminar. También se contemplan tres piscinas, un gimnasio e infraestructuras para garantizar la accesibilidad como aparcamientos interiores y un helipuerto.

Una vez esté construido y en funcionamiento se estima que creará unos 90 empleos directos, una cifra equivalente al desempleo que tiene en la actualidad el municipio de Arenas, y un número indeterminado de empleos indirectos por el influjo que la actividad que genera este proyecto creará en su entorno, según Ruiz.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos