El Gobierno impulsa la tubería principal de la margen derecha del Plan Guaro

Balsa reguladora de la margen derecha ejecutada en una fase anterior. / SUR
Balsa reguladora de la margen derecha ejecutada en una fase anterior. / SUR

Seiasa y la Junta Central del Sur del Guaro firman un convenio para financiar las obras, que afectan a más de 850 hectáreas y que están valoradas en tres millones de euros

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

Nuevo paso para seguir avanzando en la modernización de los regadíos de la comarca de la Axarquía y para completar la margen derecha del Plan Guaro de regadíos. La Sociedad Mercantil Estatal de Infraestructuras Agrarias, del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, acaba de suscribir un convenio de colaboración con la Junta Central de Usuarios del Sur del Guaro que permitirá ejecutar unas obras de modernización en la margen derecha del río Vélez por importe de tres millones de euros.

Las obras afectarán al sector 8 del Plan Guaro, que abarca desde la Cañada del Capitán al arroyo de Cajiz o de Iberos. Se trata en total de unas 850 hectáreas de superficie dedicadas al cultivo de frutas tropicales (aguacate y mangos) en su mayor parte. Esta superficie forma parte de las 2.700 hectáreas incluidas en la margen derecha. Según el presidente de la Junta Central de Usuarios del Sur del Guaro, José Campos, el convenio permitirá a los agricultores afectados, unos 800, poder sufragar las obras pendientes en el sector VIII mediante sendos préstamos a pagar en 25 años cada uno (el segundo se concertaría en 2026 y que se terminaría de abonar en 2050), los cuales se están gestionando ya.

Con esta actuación se consigue que ambos márgenes del Guaro cuenten con las mismas infraestructuras

Campos ha explicado que la mejora de la infraestructura de riego del sector 8, consiste en la modernización de esta zona regable a partir de la toma número 7, ejecutada con la actuación del Proyecto de Reutilización de Aguas Residuales en la Costa del Sol Oriental y los regadíos del Plan Guaro, finalizada en noviembre de 2015.

Las obras, cuyo presupuesto asciende a tres millones de euros, comprende la construcción de una conducción principal de unos cinco kilómetros de longitud a partir de la toma número 7, que dará servicio al Sector 8 mediante cinco tomas de riego controladas por un sistema de telecontrol que permitirá además obtener datos de consumo.

Conducciones precarias

El sector 8 se viene regando desde 1995 con una tubería precaria de emergencia que se hizo durante dicha sequía, pero que carece de la presión exigida y que además exige diversos bombeos, lo que encarece el precio del agua de riego. «Con la nueva tubería se acabará con los problemas de presión actuales y además no será necesario bombear el agua, ya que discurrirá por gravedad», ha asegurado Campos, que ha incidido en que ello va a significar un importante ahorro económico para los regantes de la zona en cuanto a gasto energético.

La modernización de este nuevo sector incrementará de la eficiencia en distribución y mejora de la gestión de la zona regable. Hasta el inicio de las obras de la margen derecha, la única infraestructura principal de distribución que existía en el Plan Guaro de regadíos era la tubería general de la margen izquierda, que proviene del embalse de La Viñuela y que da servicio a los sectores I, II, III, IV y V.

En la margen derecha (sectores VI, VII y VIII, que abarcan los términos municipales de Almáchar, Vélez Málaga, Benamocarra, Benamargosa, Cútar e Iznate), sólo había una conducción precaria. Gracias a un convenio entre el MAPAMA y la Junta Central del Sur del Guaro se llevó a cabo la modernización de los sectores 6 y 7, que conllevó una inversión de más de 13 millones de euros, el 70% de los cuales se financió con fondos europeos, mientras que sólo el 30% restante tuvo que ser asumido por los agricultores. Estas obras, que concluyeron en 2015, consistieron esencialmente en la construcción de una red principal de distribución, una balsa y un depósito de cola, lo que permite realizar una gestión conjunta y modernizada de los recursos hídricos procedentes del pantano de La Viñuela y reducir los conseguidos mediante captaciones. El proyecto incluye como novedad la utilización de aguas depuradas de la EDAR de Vélez para regadío, mezclada previamente con las aguas del embalse de La Viñuela. Los caudales procedentes de aguas recicladas de la EDAR de Vélez pueden rondar entre los cuatro y 6,5 hectómetros cúbicos.

Con las obras del sector VIII se completará la modernización de la margen derecha, al ser dotada en toda su longitud de una conducción principal que permite el riego a presión y a demanda. Además disminuirán las extracciones del acuífero y mejora de la gestión de la zona regable y el control del agua de riego.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos