La 20.º edición de la Feria de la Tapa generó un impacto económico de más de 300.000 euros

EUGENIO CABEZAS

Desde hace dos décadas, la Feria de la Tapa de Rincón de la Victoria supone el pistoletazo de salida de la temporada alta veraniega. La vigésima edición, que tuvo lugar del 31 de mayo al 3 de junio pasados, generó una actividad económica en el municipio superior a los 300.000 euros, sumando el impacto económico indirecto en el resto de establecimientos hosteleros y comercios del municipio, según informó ayer el Ayuntamiento.

Además, eevento gastronómico incrementó un 7,59% la cantidad de tapas servidas, hasta un total de 43.379 tapas vendidas, por encima de las 40.319 del año pasado. Esta cifra equivale a 40.732 tiques, un 7,68% por encima de las cifras alcanzadas en 2017.

«Se ha reducido en un 42%la partida del presupuesto municipal destinada a la feria con respecto al pasado año, donde el anterior gobierno se gastó 60.000 euros. En esta edición no hemos superado los 35.000 euros», explicó ayer el concejal de Turismo rinconero, Antonio José Martín (PP).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos