Desmantelan los asentamientos y retiran 1.500 kilos de residuos de la playa de Maro

Las basuras tuvieron que ser trasladadas en dos barcas debido a que la playa no tiene acceso rodado.
Las basuras tuvieron que ser trasladadas en dos barcas debido a que la playa no tiene acceso rodado. / Eugenio Cabezas

El Ayuntamiento de Nerja y la Guardia Civil completan un operativo de limpieza en la zona de La Caleta tras las quejas vecinales por las acampadas ilegales

Eugenio Cabezas
EUGENIO CABEZAS

Hace apenas diez días unos pescadores de Vélez-Málaga denunciaron un incidente con varios indigentes en la playa de La Caleta de Maro, en el extremo más oriental de Nerja, cuando estaban en la orilla con sus cañas y varias personas que estaban acampando allí en la arena les «increparon, insultaron y golpearon», según explicaron a SUR. El pasado lunes, el Ayuntamiento nerjeño, en un operativo conjunto en el que participaron agentes de la Policía Local, Guardia Civil, Protección Civil y personal del servicio municipal de Limpieza, procedieron a levantar todos estos asentamientos, y retiraron alrededor de una tonelada y media de residuos de la zona.

No es la primera vez que el Consistorio de Nerja lleva a cabo una actuación de estas características, que se vienen repitiendo de manera regular cada pocos meses en los últimos años, especialmente en los periodos estivales. Fuentes municipales destacaron a este periódico «la complejidad» de evitar este tipo de acampadas en playas que están tan alejadas del casco urbano y que carecen de un acceso rodado para los vehículos.

De hecho, el operativo de limpieza tuvo que emplear dos embarcaciones para trasladar los residuos hasta otra playa cercana, la de Maro, hasta donde sí pudieron acceder los vehículos municipales. Según denunciaron los pescadores en declaraciones a este periódico, en la playa de La Caleta había alrededor de medio centenar de personas, en su mayoría extranjeros, que les aseguraron que la playa «era suya y que no podían pescar allí».

«A los pocos minutos uno de los ‘sin techo’, que por su acento parecía francés, se acercó a mí y empezó a insultarme, diciéndome que él comía arena, que no tenía para comer, y que aquello era su casa, que nos fuéramos. Se ve que estaba muy borracho y que podría haber tomado algún tipo de droga más», consideró Luis Jiménez, quien trató de «calmarlo».

«Pero él seguía molestándonos. Hubo un momento en que se puso a orinar en nuestras cañas, y fue cuando le pedimos que se marchara», continuó. En ese momento, siempre según el relato de este veleño, que trabaja como comercial, el individuo cogió una piedra e intentó lanzársela. «Por suerte pude esquivarla, pero me golpeó en el pie derecho, causándome un fuerte hematoma», detalló.

En ese instante, el presunto agresor se abalanzó sobre una de las tres cañas y la rompió por completo. En el forcejeo, Jiménez resultó herido en un brazo, y además fue mordido en una pierna por un perro que, al parecer, era propiedad de los ‘sin techo’ que estaban en la playa. Tras el incidente, los tres pescadores se marcharon del lugar «para no tener más problemas». «Me da mucho coraje que sean gente que se dice ‘hippy’, que promueve la ‘paz y el amor’, y luego vayan buscando problemas y provocando», expresó el pescador.

Fotos

Vídeos