La depuradora de Nerja coge ritmo con la estación de bombeo de Burriana

Trabajos de instalación de los colectores, ayer en Antonio Millón. :: e. c./
Trabajos de instalación de los colectores, ayer en Antonio Millón. :: e. c.

La empresa adjudicataria retomará en los próximos días esta parte de la obra, fundamental para poder poner en marcha la planta, que suma dos años de retraso sobre el contrato

EUGENIO CABEZAS

Después de diez meses de parón por la quiebra de la empresa, las obras para que Nerja deje de tener el dudoso honor de seguir siendo el único gran municipio del litoral malagueño que no depura sus aguas residuales, que se bombean directamente al mar, a una distancia de apenas un kilómetro, sin ningún tipo de tratamiento, se retomaron a mediados del pasado mes de febrero, con la instalación de los colectores urbanos en el entorno de la desembocadura del río Chíllar, desde la estación de bombeo allí ejecutada.

A punto de cumplirse dos meses desde que se reanudaron los trabajos de la EDAR, la actuación en este entorno avanza a buen ritmo, ya que ha superado el primer tramo de la calle Antonio Ferrándis 'Chanquete' y se adentra por la calle Antonio Millón, por donde continuará hasta la calle Chaparil, y de ahí hasta conectarse con el colector instalado en 2015 en la céntrica calle Diputación.

El proyecto sigue pendiente todavía de un modificado para incorporar ocho de los once puntos de vertidos

Sin embargo, hasta ahora las obras no se habían retomado en el entorno de la playa de Burriana, donde está pendiente de ejecutarse la otra estación de bombeo, fundamental para poder impulsar todas las aguas residuales hasta la planta de tratamiento, situada en la zona de la urbanización Fuente del Badén, en una cota superior, a través de un colector colocado ya en el barranco que desemboca en la famosa playa nerjeña.

No obstante, la empresa adjudicataria tiene previsto reactivar esta parte de las obras en los próximos días, una vez que disponga de la maquinaria necesaria para poder instalar un tramo del colector que deberá sortear varios muros de hormigón localizados en el subsuelo de la calle trasera del paseo marítimo de Burriana. Al mismo tiempo, según ha podido saber SUR, la empresa adjudicataria, la nueva Isolux-Corsán-Corviam, pretende reactivar la segunda estación de bombeo, cuya excavación ya se realizó hace ahora dos años.

Por su parte, el concejal de Infraestructuras, José María Rivas (PSOE), dijo el pasado viernes que hasta ese momento no les habían solicitado ningún corte de calles ni desvío de tráfico en el entorno de Burriana, únicamente los que están llevándose a cabo en la zona de los colectores urbanos. «Esperamos poder compaginar las obras, que tienen que acabarse de una vez, con la temporada alta veraniega en la playa de Burriana», dijo el edil, quien pidió «comprensión» a los empresarios hosteleros y a los turistas por las molestias que se les puedan ocasionar en los próximos meses con motivo de los trabajos.

Presupuesto de 23 millones

La primera depuradora de Nerja está al 80% de ejecución, tras iniciarse las obras en enero de 2014, con un presupuesto de 23,24 millones, financiados por el Ministerio de Medio Ambiente. El plazo de ejecución inicialmente previsto en el contrato era de 30 meses, por lo que el proyecto tendría que haberse finalizado en el verano de 2016, de manera que acumula casi dos años de retrasos.

Además, la actuación está aún pendiente de un proyecto modificado, para incorporar ocho de los once puntos de vertidos no previstos en el proyecto original. El anteproyecto elaborado por la Junta de Andalucía tenía un presupuesto de más de 40 millones. La planta tiene capacidad para tratar hasta 25.000 metros cúbicos de aguas residuales al día, lo que equivale a una población de 125.000 habitantes. Contará además con un sistema terciario, lo que permitirá reutilizar el agua depurada para el riego.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos