Crisis en el grupo del PP de la Mancomunidad por colocar a Rivas en la vicepresidencia

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

La crisis en el equipo de gobierno de la Mancomunidad de la Axarquía (PSOE, PP, IU, PA y GIPMTM), como consecuencia de la aprobación inicial de la subida de la tarifa de depuración a los municipios de Vélez-Málaga, Rincón de la Victoria, Torrox, Algarrobo y Benamocarra, se ha instalado de lleno en el grupo del PP. El detonante ha sido el reciente nombramiento de la exalcaldesa de Algarrobo, Natacha Rivas, como vicepresidenta de la institución, a propuesta de la dirección provincial. El portavoz de la formación «popular» en el Ayuntamiento veleño, Francisco Delgado Bonilla, dijo ayer que respeta el nombramiento que ha realizado el partido, «pero no lo comparto». Para Delgado, el PP debe intentar no decir una cosa y la contraria.

En este sentido, el edil veleño recordó que el grupo de vocales del PP en la Mancomunidad lo que ha defendido es reducir gastos tanto en la Mancomunidad y la empresa pública de abastecimiento y saneamiento de la Axarquía, Axaragua, para no hacer recaer de manera exclusiva en la subida de la tasca de depuración la solución a los problemas económicos de la sociedad encargada de gestiona el agua en alta y las EDARs de Vélez, Rincón de la Victoria, Algarrobo, Torrox y Benamocarra. «Creo que no es procedente el nombramiento», insistió Delgado.

Hasta ahora Rivas trabajaba como personal de confianza en el grupo del PP en la Diputación, con un sueldo de unos 40.000 euros anuales, una cantidad idéntica a la que percibirá en su nuevo puesto en la Mancomunidad oriental.

Delgado anunció que al margen de las alegaciones que pueda presentar su partido contra la subida de la tasa de depuración, también los vocales del PP de Vélez presentarán alegaciones. Tampoco descartó de que los vocales «populares» de Vélez decidan abandonar la Mancomunidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos