«Creo que he matado a mi madre. El cuchillo está sobre el sofá»

Agentes de la Policía Nacional acordonaron la entrada de la vivienda, situada en la urbanización Zayamar de Vélez-Málaga.
Agentes de la Policía Nacional acordonaron la entrada de la vivienda, situada en la urbanización Zayamar de Vélez-Málaga. / Eugenio Cabezas

La víctima, una mujer de 63 años y vecina de Caleta de Vélez, estaba separada y convivía con su hijo, que ha sido detenido por el crimen

JUAN CANO y EUGENIO CABEZASMálaga

Sobre las seis de la mañana, poco antes del hallazgo, un vecino se cruzó con Piero y vio que llevaba una mochila al hombro. Iba a comisaría. Nada más entrar, confesó: «Creo que he matado a mi madre. El cuchillo está encima del sofá».

En esos momentos, llegaban al domicilio las primeras patrullas de la Policía Local y de la Nacional, que habían sido avisadas por Elio, el padre. Los agentes encontraron al hombre sentado en la puerta del edificio –en la urbanización Zayamar, en Caleta de Vélez– con las manos ensagrentadas, por lo que pensaron inmediatamente en un caso de violencia machista. Hasta que supieron de la confesión de Piero, de 35 años.

Elio, de unos 60 años y de nacionalidad italiana, fue quien encontró el cadáver de María Inés (63 años), su expareja y madre de su hijo, a la que todos conocían como Pepa. Llevaban un tiempo separados, aunque seguían regentando juntos un supermercado en Torrox-Costa. De hecho, ella pertenece a una familia muy conocida, ya que tiene seis hermanas y un hermano que explotan distintos negocios en Vélez-Málaga.

El piso de la calle Conjunto Colonia del Puerto VII había sido el domicilio de la familia formada por Elio y María Inés desde hace más de 30 años, aunque desde que se separaron sólo convivían allí madre e hijo. Elio, que pasaba a recogerla cada mañana para ir al súper, se extrañó al ver que no abría la puerta y decidió entrar. En el suelo del salón, junto al sofá, encontró el cadáver de su expareja sobre un gran charco de sangre. Y avisó a la policía.

María Inés presentaba, a simple vista, una única herida de arma blanca en el tórax, justo detrás del esternón. Tras la inspección ocular, en la que estuvieron presentes los investigadores de la Policía Nacional y un médico forense, el cadáver fue trasladado al Instituto de Medicina Legal (IML) de Málaga, donde hoy se le realizará la autopsia.

La mujer fue hallada por su expareja junto al sofá del salón con una herida de arma blanca en el tórax

Entre tanto, la policía ha pedido que Piero, que continúa detenido como presunto autor del crimen, sea examinado por especialistas, ya que, según algunas fuentes consultadas, el hombre tuvo algún problema de drogadicción. No obstante, aún se desconoce el motivo que desencadenó la agresión.

Lo cierto es que los vecinos no escucharon ni ruidos ni discusiones. «Me lo crucé –a Piero– sobre las doce de la noche; iba con su perro y me saludó con total normalidad», afirma Conchi, una de las vecinas de la víctima, que describió a ‘Pepa’ como una mujer «extraordinaria, educada y amable, que jamás se metía con nadie». Al escuchar las sirenas, pensó que había sido un accidente o que habían entrado a robarle. «Nunca imaginas algo así». Según las vecinas, el detenido se ganaba la vida como pescador en el puerto de la Caleta y en el de Adra (Almería), además de ayudar a sus padres en el supermercado.

Noticia relacionada

Fotos

Vídeos