La crecida de los arroyos complica el acceso a los diseminados rurales de Rincón de la Victoria

El arroyo Benagalbón ha sido cortado en el acceso desde Añoreta./SUR
El arroyo Benagalbón ha sido cortado en el acceso desde Añoreta. / SUR

La Policía Local ha cortado el paso entre Añoreta y Benagalbón debido al gran volumen de agua que atraviesa la zona del cauce, que se ha desbordado

Eugenio Cabezas
EUGENIO CABEZASRincon de la Victoria

Las fuertes lluvias que desde esta pasada madrugada están descargando sobre la zona oriental de la provincia están empezando a ocasionar los primeros problemas en Rincón de la Victoria, donde el acceso rodado a los diseminados rurales situados junto a los cauces de los arroyos Granadillas y Benagalbón se está viendo muy dificultado, hasta el punto de que únicamente están pudiendo llegar los vehículos todoterreno.

De hecho, el Ayuntamiento ha anunciado que se ha cortado el tráfico en el paso sobre el arroyo Benagalbón que conecta la urbanización Añoreta con el núcleo interior, al que únicamente se puede acceder por la carretera comarcal, desde la autovía, por la zona de La Candelaria. Por su parte, en la zona del arroyo de Granadillas, en el refugio de perros y gatos Don Animal, permanecen media docena de trabajadores, a la espera de que baje el nivel del agua para poder salir con sus turismos.

El arroyo Granadillas de Rincón de la Victoria, este viernes.
El arroyo Granadillas de Rincón de la Victoria, este viernes. / SUR

El responsable del recinto, José Antonio Villodres, ha asegurado que ha contactado con el concejal de Servicios Operativos, José María Gómez (PA), quien le ha explicado que están disponibles para ayudar a cualquier vecino que lo solicite. «Si continúa lloviendo así vamos a tener que quedarnos aquí toda la noche, porque el paso por el arroyo será imposible incluso con vehículos todoterreno», ha manifestado Villodres.

En la parte alta del arroyo de Granadillas, medio centenar de perros del refugio de la Asociación Protectora de Animales de Rincón de la Victoria (APARIV), permanecen aislados, ya que los voluntarios no han conseguido llegar en toda la jornada hasta el recinto, debido a la crecida del agua. Chus Moreno, una de las voluntarias, ha explicado que están tratando de acceder a través de Moclinejo, para llevarles comida y toallas para secarlos. "Si sigue lloviendo tendremos que acceder a pie", ha manifestado la voluntaria, quien ha hecho un llamamiento para pedir la colaboración ciudadana con esta asociación que lleva casi 20 años rescatando perros abandonados.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos