PP, PA y Ciudadanos acaban con las comuniones civiles en Rincón de la Victoria

Vista de Rincón de la Victoria/
Vista de Rincón de la Victoria

El alcalde acusa a Ahora Rincón-Podemos de «buscar repercusión mediática» con la medida, a la que únicamente se han acogido tres familias

Eugenio Cabezas
EUGENIO CABEZAS

Las comuniones y los bautizos civiles de Rincón de la Victoria han pasado a la historia. Al menos, por el momento. El gobierno bipartito de PP y PA, con el apoyo de Ciudadanos, aprobó en el pleno del pasado jueves la modificación inicial de la ordenanza de ceremonias para suprimir cualquier alusión a estos eventos, que hace dos años puso en marcha el anterior cuatripartito, de PSOE, Ahora Rincón-Podemos, IU y PA, y que generaron un gran revuelo mediático y social.

Con el termino de comuniones civiles, el entonces primer teniente de Alcalde y concejal de Hacienda, Antonio Moreno (Ahora Rincón-Podemos), aludía a «la celebración del paso de la infancia a la adolescencia». Hasta el momento únicamente se habían celebrado tres comuniones y ocho bautizos civiles. El alcalde, Francisco Salado (PP), aseguró en el pleno que la intención del gobierno es eliminar de la ordenanza la denominación de aquellas ceremonias «que tengan que ver con confesiones religiosas y que no tengan validez jurídica», lo que en la práctica, supone reducirlas a las bodas civiles simplemente.

Salado: «Querían poner el dedo en la llaga y buscar la confrontación con la religión católica»

PSOE, IU y Ahora Rincón-Podemos votaron en contra del cambio normativo y el edil no adscrito, Antonio Pérez, se abstuvo. No obstante, en la redacción de la ordenanza se ha mantenido el epígrafe «otras celebraciones», lo que permitiría, en teoría, que se siguieran celebrando, tal y como admitió a SUR el concejal de Hacienda, Antonio Fernández (PP) a finales del pasado octubre. «Si hay concejales dispuestos a esa pantomima, que lo hagan», dijo entonces. Los portavoces de IU, Pedro Fernández, y de Ahora Rincón-Podemos, mostraron su disposición en el pleno a seguir oficiando estas ceremonias civiles si hay demanda, y confiaron en que el gobierno bipartito «no impida que la población pueda seguir disfrutando de estos derechos», dijo Moreno. «Lo importante de estas celebraciones civiles no es su número, sino que se trataba de una opción que antes no existía y que permite a las familias celebrar estos ritos en coherencia con sus convicciones. Es una opción libre y voluntaria, que además no impide la celebración de los demás ritos religiosos», insistió el portavoz morado.

«Fiesta de la infancia»

Francisco Salado reprochó a Moreno que cuando propuso estos actos utilizara «denominaciones que pertenecen a sacramentos de una religión, en lugar de haberse referido a ellos como fiesta de la infancia, de la pubertad o del nacimiento». «Usted habló de comuniones y bautizos porque quería poner el dedo en la llaga y buscar la confrontación y el ataque a la religión católica, pese a que estamos en un estado en el que hay libertad de confesión amparada por la Constitución», manifestó el regidor, quien consideró que Ahora Rincón-Podemos «sólo quería repercusión mediática con este asunto».

El portavoz morado, Antonio Moreno, insiste en que no pretendían ofender sino ampliar los derechos

Por otro lado, en la sesión también se aprobó una reducción de la tasa que se paga por realizar rodajes en la vía pública, de 38 a apenas 9 euros, y el primer reglamento orgánico y plan normativo del Ayuntamiento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos