Comienza la reducción del agua para el regadío en la Axarquía con la campaña del aguacate de fondo

Comienza la reducción del agua para el regadío en la Axarquía con la campaña del aguacate de fondo

Los regantes lucharán para que los 10 hectómetros cúbicos que sólo podrán usar este año cuenten a partir de ahora y no desde el principio del año hidrológico

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

Los regantes de la Axarquía deberán empezar desde hoy a controlar de manera exhaustiva el agua de riego para sus explotaciones. La razón es que precisamente hoy viernes 1 de diciembre comienza la reducción de la dotación prevista para todo el año hidrológico, según acordaron la Delegación territorial de Medio Ambiente de Málaga y representantes de las principales comunidades de regantes de la comarca el pasado día 16 de noviembre.

El acuerdo limita a sólo 10 hectómetros cúbicos como máximo el volumen total del que dispondrán los regantes incluidos en el plan Guaro de los recursos del embalse, es decir el 40% respecto al año hidrológico 2016-2017, que ascendió a unos 23 hectómetros cúbicos.

La reducción entra en vigor justo cuando ya ha dado comienzo la campaña de recolección del aguacate, sin duda el principal cultivo tropical de la provincia, con una superficie de 6.700 hectáreas y una facturación agraria en 2016 que superó los 120 millones de euros.

El aguacate es un cultivo que exige agua, máxime ahora que tiene el fruto en desarrollo. La cosecha comenzó en octubre con la variedad de piel verde, que ya casi ha concluido, y enlaza con el de piel rugosa, la variedad Hass, que es la predominante en la provincia. Sin embargo, para los agricultores la época más delicada para este cultivo será el verano. «Si sigue sin llover y no hay agua puede resultar catastrófico. El aguacate no se puede dejar de regar. La administración debe buscar recursos alternativo para evitar daños irreparables», dijo ayer el técnico de Asaja Málaga, Benjamín Faulí.

El aguacate además está resultando bastante rentable en esta campaña para los agricultores con precios bastante altos. Los de piel verde se han cotizado hasta 1,70 euros el kilo, mientras que el Hass se está moviendo entre los 2,70 y 3 euros el kilos. Ha habido semanas que han alcanzado incluso los 3,30 euros en el campo en esta campaña, lo que habla por sí mismo de la rentabilidad del cultivo para el productor.

Con el mango en cambio, el sector de momento no está demasiado preocupado. Primero, porque la cosecha hace tiempo que ha concluido, y segundo, porque exige menos agua.

Sistemas reguladores

La reducción en el suministro para el regadío va a dar comienzo por otra parte sin que hayan sido instalados por parte de la Consejería de Medio Ambiente los sistema reguladores de caudal en las 50 tomas del sistema para controlar el consumo de cada una de la comunidades de regantes. Sin embargo, desde la Junta se van a realizar lecturas semanales de los contadores para evitar que haya comunidades que se extralimiten en el consumo. Si ello se produce con alguna, se cortará el suministro.

Los regantes van a exigir a Medio Ambiente que en la reducción para el regadío en este año hidrológico no se tengan en cuenta los 3,4 hectómetros cúbicos suministrados desde el 1 de octubre al 16 de noviembre, que fue cuando se acordó dejar en sólo 10 hectómetros cúbicos la cantidad de agua embalsada destinada al regadío. Si ello no es aceptado por parte de la Junta, la cruda realidad es que los regantes sólo tendrán 6,6 hm3 del embalse para todo el año hidrológico.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos