Armijo reitera que la situación de la antigua cantera nerjeña era «conocida y consentida»

E. CABEZAS NERJA.

El que fuera alcalde de Nerja entre 1995 y 2015, José Alberto Armijo (PP), no ha variado ni un ápice su postura sobre el vertedero ilegal del río de la Miel desde que comenzaron las investigaciones del Seprona y la Fiscalía, de las que este periódico informó por primera vez el 21 de marzo pasado. «Conocido y consentido», manifestó ya entonces a SUR. Unas palabras que volvió a repetir ayer en el pleno de la Diputación, donde se vio obligado a comparecer a petición del grupo de Ciudadanos.

El diputado provincial, que está entre los 43 investigados, dijo que no cometió «ninguna infracción» durante sus cinco mandatos al frente del Consistorio. «Es una situación pacífica, desde el punto de vista político. En 2003 todos los partidos representados entonces en la corporación decidieron por unanimidad restaurar la antigua cantera con la utilización del escombro y nunca más se volvió a hablar del vertedero del Río de la Miel», manifestó Armijo. «Nunca se ha planteado ninguna iniciativa», agregó el diputado, recordando que contó con «la autorización» de la extinta Confederación Hidrográfica del Sur para restaurar la cantera con material inerte «y lo más importante, en todo momento la Junta de Andalucía ha conocido y consentido esa actuación».

Según Armijo, «a la hora que es, el Ayuntamiento de Nerja no ha cometido ninguna infracción administrativa ambiental». La formación naranja abortó el pasado 13 de noviembre, en el último momento, el acuerdo para interponer una moción de censura en Nerja, ya que el PP se negó a apartar a sus tres ediles investigados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos