Alumnos no asisten a clase en protesta por las picaduras de pulgas en un colegio de Vélez

Madres y padres de alumnos del colegio Reñidero abandonando el pleno ayer con sus hijos./A. Peláez
Madres y padres de alumnos del colegio Reñidero abandonando el pleno ayer con sus hijos. / A. Peláez

Los padres volverán a llevar hoy a sus hijos al centro educativo, aún no descartan nuevas protestas si no hay una solución definitiva

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

Un centenar de alumnos del colegio Augusto Santiago Bellido de Vélez-Málaga, también conocido como reñidero, no acudió ayer a clase para protestar por las picaduras de pulgas que sufren desde principios de curso y que las madres y padres atribuyen a la existencia de una parcela junto al colegio que no está adecentada. La Asociación de Madres y Padres de Alumnos (AMPA) del centro decidió durante el pasado fin de semana no llevar a sus hijos al colegio, donde hay matriculados unos 500 escolares, tras considerar que la última actuación llevada a cabo por el Ayuntamiento la pasada semana, consistente en el choque térmico (chorro de agua caliente), no ha dado resultado y no ha puesto fin a las picaduras. Según la AMPA, desde que se efectuó esa medida el pasado miércoles, han seguido repitiéndose las picaduras, que los alumnos sufren «casi a diario» durante el actual curso escolar. El colegio abrió sus puertas con normalidad.

Con motivo de la protesta protagonizada convocada por la AMPA, un grupo de unos 20 padres y madres acompañados de sus hijos se personaron en el Ayuntamiento para asistir al pleno extraordinario y visibilizar su malestar, aunque abandonaron la sesión pasadas las 11.00 horas con gritos de: «No más pulgas».

El alcalde, Antonio Moreno (PSOE), afirmó en el pleno, una vez que los progenitores abandonaron el salón, que en «el colegio no hay pulgas», lo que causó el malestar de algunos miembros de la AMPA que volvieron a entrar para lamentar que el regidor no hubiera realizado esta afirmación en su presencia, siendo invitados a salir por la Policía Local. Fue uno de los dos momentos de tensión vividos en el pleno.

Desde la AMPA se insiste en reclamar el inicio de expediente para que por parte del Ayuntamiento se adquiera el solar del que se cree proceden los insectos causantes de las picaduras, a cuyo propietario el Consistorio ha pedido que fumigue y mantenga en perfecto estado, además de que proceda al correcto vallado del terreno para impedir que el mismo sea usado por los dueños de perros para que realicen sus deposiciones.

La parcela de la que presuntamente procede el foco de la plaga de pulgas está situada junto al centro educativo, que linda con las clases de Infantil, aunque las picaduras afectan también a alumnos de Primaria. Según la AMPA , escolares de hasta quince clases han registrado picaduras en las últimas semanas y han tenido que ser atendidos en el centro de salud. «Tenemos los partes médicos que lo demuestran. Por eso el alcalde no puede decir que no hay pulgas. Ya sabemos que no proceden del colegio, pero si de la parcela colindante»», insistió la presidente de la AMPA.

Desde el Ayuntamiento se asegura que en caso de que los propietarios de los terrenos no fumiguen en solar, será el Ayuntamiento el que ejecutará de forma subsidiaria la actuación de fumigación a partir de hoy.

La presidenta del colectivo de madres y padres de alumnos, Irene Peña, explicó que los alumnos acudirán hoy martes nuevamente a clase, pero que se reunirán con el equipo directivo del centro para decidir qué medidas se pueden llevar a cabo si persisten las picaduras de las pulgas y no se le pone remedio de manera definitiva.

«Muchos escolares han visto interrumpida sus actividades. Algunos tenían incluso algún control, de ahí que consideremos no seguir con el paro, aunque estamos muy molestos y preocupados con la situación que está viviendo el colegio porque no es propia del siglo XXI», explicó Peña.

Fotos

Vídeos