Los alojamientos rurales del parque natural de la Sierra Almijara, cerrados y sin uso

La Casa La Mina de Cómpeta lleva cerrada desde 2014. /Eugenio Cabezas
La Casa La Mina de Cómpeta lleva cerrada desde 2014. / Eugenio Cabezas

Los ayuntamientos de Cómpeta y Nerja tratan de encontrar inversores interesados en gestionar La Casa de la Mina y La Fuente del Esparto

Eugenio Cabezas
EUGENIO CABEZAS

El parque natural de las Sierras Tejeda, Almijara y Alhama se extiende a lo largo de más de 40.000 hectáreas, repartidas entre Málaga y Granada. Una docena de municipios tienen terrenos dentro de este entorno que ofrece al visitante algunas de las cumbres más espectaculares del sur peninsular, como el techo de la provincia, La Maroma, con 2.068 metros de altitud sobre el nivel del mar. Sin embargo, este enclave cuenta con muy pocos recursos turísticos, como alojamientos y restaurantes, en sus inmediaciones.

De hecho, dos de los más importantes, el hotel Casa La Mina de Cómpeta, de tres estrellas y una veintena de habitaciones, y Las Casas de los Mineros, en la Fuente del Esparto de Nerja, llevan cerrados al menos tres años, después de que sus últimos concesionarios no pudieran seguir al frente de la actividad por diversos motivos. Así, en el primer caso, el edificio hotelero, que cuenta además con un segundo inmueble con comedor y varias habitaciones, además de piscina, barbacoa, jardines y una pista de tenis, cerró sus puertas en 2014, después de que el Ayuntamiento retirase por impago la concesión que tenían unos empresarios cordobeses.

Las Casas de los Mineros de Nerja, sin uso desde 2015.
Las Casas de los Mineros de Nerja, sin uso desde 2015. / Eugenio Cabezas

Según informó a SUR el alcalde competeño, Obdulio Pérez (PP), apenas seis meses después de comenzar con la actividad los emprendedores no habían abonado las cuotas acordadas al Consistorio, por lo que se les retiró la concesión. «Para colmo, además de no pagar, dejaron cuantiosos daños en los edificios, que tuvimos que reparar griferías y mobiliario», comentó el regidor, quien reconoció que la gestión de estas instalaciones, junto a otras próximas como la antigua fábrica de la luz, ubicada en el cauce alto del río Patamalara o Torrox, son «un quebradero de cabeza» para el Consistorio competeño.

«Tenemos que dar una licencia de actividad, y para eso hay que contar siempre con el visto bueno del parque natural, que depende de la Junta de Andalucía», argumentó Pérez, quien admitió, no obstante, que su intención es volver a sacar a concurso la gestión de este hotel antes de que finalice el año. El hotel Casa La Mina se rehabilitó a finales de los ochenta, y en los noventa fue gestionado con éxito por un empresario nerjeño. Está situado a unos 6 kilómetros del casco urbano de Cómpeta, en el llamado Carril del Daire, y a él se accede desde el Puerto del Collado.

Placas solares

En el caso de las Casas de los Mineros de Nerja, están ubicadas en el paraje de la Fuente del Esparto, justo al comienzo del Barranco de Cazadores, en la parte alta de La Coladilla. Se trata de varias viviendas que pertenecieron a mineros en el siglo XIX y principios del XX, que fueron rehabilitadas por el Ayuntamiento, con capacidad para 20 personas. Un empresario de Almuñécar se hizo con la gestión en 2013, por un periodo de diez años, a razón de 1.200 euros los dos primeros años y 3.100 después.

Sin embargo, abandonó en 2015 porque no le salían las cuentas, tras invertir 25.00 euros en instalar placas solares fotovoltaicas. El gobierno tripartito (PSOE, IU y EVA-Podemos) está tratando de volver a sacarlo a concurso, ofreciendo unas condiciones más ventajosas para conseguir un nuevo inversor interesado. En Alcaucín sí funciona con éxito un complejo de 5 'bungalows', con 40 plazas, dentro del parque natural. El empresario paga 6.000 euros anuales al Ayuntamiento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos