El alcalde de Benamocarra se sienta mañana en el banquillo acusado de falsedad documental

Eugenio Cabezas
EUGENIO CABEZAS

El fuerte enfrentamiento público que mantuvieron durante varios años el alcalde de Benamocarra, Abdeslam Lucena (Por Mi Pueblo), y el que fuera portavoz del PSOE en el Ayuntamiento y director del instituto de la localidad, Manuel Ruiz Cazorla, tendrá una nueva derivada en los juzgados, a partir de mañana y los días 13, 14 y 25 de junio, para cuando se ha fijado el juicio en la Audiencia Provincial en el que se sentará en el banquillo el regidor, para el que el fiscal pide cuatro años y medio de prisión por un presunto delito de falsedad documental.

Este juicio se suspendió en marzo de 2017 porque uno de los abogados de las defensas presentó un escrito en el que alegaba que se encontraba de baja paternal. Junto a Lucena se sentarán en el banquillo un policía local, con iniciales D. G. P. C., y un operario municipal, J. E. A. F., para los que el Ministerio Público pide la misma pena.

Los hechos se remontan a 2008, cuando el alcalde colocó unas vallas en las que acusaba a Ruiz Cazorla de ser «un enchufado» de la Junta, por su designación como director. El docente y entonces portavoz socialista en la oposición lo denunció por injurias y calumnias, en un procedimiento por el que fue condenado en 2014 a una multa de 9.600 euros y a seis meses de inhabilitación, que finalmente no tuvo que cumplir, por lo que se pudo presentar a las elecciones, en las que fue reelegido alcalde.

A raíz de este procedimiento, la defensa de Ruiz Cazorla, que lleva el abogado Francisco Galán Palmero, interpuso una demanda, al considerar que los documentos aportados en aquel juicio por Lucena «habían sido manipulados, siendo creados a posteriori».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos