Acusados de intentar raptar a una chica de 18 años en una furgoneta en Rincón de la Victoria

Vista de Rincón de la Victoria. /
Vista de Rincón de la Victoria.

Se enfrentan a una posible condena de cuatro años de prisión, que es la pena que pide la Fiscalía por un delito de detención ilegal en grado de tentativa

JUAN CANO y ALVARO FRÍASMálaga

Dos hombres se han sentado en el banquillo de los acusados por el supuesto intento de rapto de una joven de 18 años a la que habrían intentado introducir por la fuerza en una furgoneta en pleno centro de Rincón de la Victoria. Se enfrentan a una posible condena de cuatro años de prisión, que es la pena que pide para ellos la Fiscalía de Málaga por un presunto delito de detención ilegal.

Los hechos por los que se les juzga en la Sección Octava de la Audiencia habrían sucedido a las 18.50 horas del 17 de junio del año pasado. Según el escrito de acusación del fiscal, los procesados, dos hombres de nacionalidad rumana que son amigos, circulaban por la avenida del Mediterráneo en una furgoneta Mercedes Sprinter de color verde y con matrícula belga.

El representante del Ministerio Público sostiene que ambos, «puestos previamente de acuerdo y en unidad de acción», cambiaron el sentido de la marcha al ver a la víctima, una joven de 18 años vecina de Rincón, y «la esperaron unos metros adelante».

Según el relato de la acusación pública, el conductor se bajó de la furgoneta y esperó a la chica con la puerta abierta. Al llegar ella, le dijo en inglés que estaba «encantado de conocerla», que le parecía que era «muy guapa» y que le diera su número de teléfono. Ayer, durante el juicio, la joven se ratificó en esta declaración, que fue la que ofreció a la Guardia Civil, y aportó un dato significativo: el individuo la llamó por su nombre sin que, según mantuvo, se conocieran de nada. Mientras el conductor aparentaba flirtear con ella, su amigo permanecía sentado en el asiento del acompañante, «sonriendo para inspirar confianza» en la chica, siempre según el escrito de acusación.

Tirón del brazo

Sin embargo, todo cambió cuando ella se negó a darle su número de teléfono. El fiscal sostiene que, en ese momento, el conductor «de improviso» la agarró con fuerza por el brazo izquierdo y «le dio un tirón para introducirla en la furgoneta y llevarla a algún lugar no determinado, pero afortunadamente pudo desasirse», salir corriendo y ocultarse detras de un quiosco cercano. Allí estuvo escondida hasta que los acusados supuestamente se acercaron de nuevo y el conductor insistió en que le diera el número de teléfono, «a lo que ella se negó otra vez y salió huyendo hasta perderlos de vista».

El fiscal sostiene que, al ver a la chica, dieron la vuelta y uno de ellos trató de introducirla en el vehículo por la fuerza

La joven tomó con su móvil una foto de la furgoneta, que fue la pista que siguió la Guardia Civil

Durante los hechos, la chica pudo sacar su teléfono móvil y tomar una fotografía de la furgoneta en la que se desplazaban los individuos que la habían abordado, si bien al parecer la imagen no es nítida y tampoco se aprecia la matrícula. La joven adjuntó a su denuncia esa imagen, que fue la pista que condujo a la Guardia Civil hasta los sospechosos. Ambos fueron detenidos y uno de ellos llegó a estar ocho meses en prisión provisional por el caso.

Para la Fiscalía, los hechos descritos serían constitutivos de un delito de detención ilegal en grado de tentativa y, en consecuencia, pide para cada uno de los acusados la pena de cuatro años de cárcel e inhabilitación para el sufragio pasivo. Además, solicita que se les prohíba acercarse a la denunciante, a su domicilio o a su lugar de trabajo o estudios en un radio inferior a 500 metros, así como comunicarse con ella por cualquier medio durante seis años. También pide que ambos indemnicen conjunta y solidariamente a la víctima con la suma de 1.000 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos