Una acusación de presunto enchufismo enfrenta al PP con el alcalde de Algarrobo

Los populares acusan al regidor socialista de pretender privatizar la limpieza para favorecer al marido de una edil, algo que Alberto Pérez niega

Eugenio Cabezas
EUGENIO CABEZAS

Las aguas políticas bajan revueltas en el Ayuntamiento de Algarrobo, donde el enfrentamiento que mantiene el único partido de la oposición, el PP, con el equipo de gobierno, integrado por el PSOE y el edil de Fusión de Ciudadanos Independientes (FCIS), José Luis Ruiz, se ha agudizado a cuenta de los supuestos planes municipales para privatizar el servicio de recogida de basuras en el casco urbano del pueblo de la Axarquía. Así lo denunció ayer la exalcaldesa y portavoz popular, Natacha Rivas, quien acusó al regidor socialista, Alberto Pérez, de pretender «favorecer con ello enchufando al marido de una edil del PSOE».

La portavoz del PP ironizó con que «aquí lo de menos es gestionar bien y servir a los vecinos, pudiendo echar un cable a amigos y familiares aprovechándose de las instituciones públicas», al tiempo que pidió al regidor que explique «por qué ha votado en contra de una moción presentada por los populares en defensa del servicio público de limpieza». «Si hay algún problema con el servicio de limpieza, no se debe a que éste sea público, sino a la incapacidad del equipo de gobierno para saber gestionar bien», dijo Rivas, quien lamentó que, si el regidor sigue adelante con su intención, «el Consistorio pierde un servicio público que no debería dejar de prestar».

Rivas advirtió de que el servicio de limpieza, al estar municipalizado, lleva aparejado una bolsa de empleo «muy importante para los parados del pueblo», dijo. «Hay muchas familias en Algarrobo que lo están pasando mal y para las que esta bolsa de empleo supone una esperanza y una oportunidad», apuntó en un comunicado de prensa. Por ello, la portavoz de los populares de Algarrobo pidió a Pérez «que mire a la cara a todos estos vecinos y les diga que les va a quitar el servicio de limpieza, que es del pueblo y crea oportunidades de empleo, para dárselo al marido de una concejala», apostilló la exalcaldesa.

El PP critica que el PSOE y FCIS votaran en contra de una moción para defender que siga el servicio público

Por último, Rivas espera que, pese al voto negativo por parte de los socialistas y del edil del FCIS, «el alcalde recapacite, rectifique y no siga adelante con la privatización de la limpieza, algo que no tiene ningún tipo de interés ni justificación en beneficio público y que puede acabar convirtiéndose en el uso partidista de las instituciones por parte del PSOE, algo que sería muy grave», agregó.

Por su parte, el alcalde respondió que «en ningún momento» están planteando la privatización del servicio de la limpieza en el pueblo. «Lo que se está planteando es la viabilidad de que lo asuma la misma empresa que tiene concedido el servicio de la recogida de basuras de la costa, unificando de este modo la modalidad de prestación en el municipio», manifestó, al tiempo que apuntó que el servicio de limpieza «se realizará tal y como se viene realizando hasta ahora, sólo que uno de los beneficios que podría aportar esta medida es que se vería reforzado con los actuales trabajadores del servicio de basura».

«No votamos en contra de la declaración del servicio público de la limpieza, sino en contra de una moción que realizaba un planteamiento falso y sesgado de la realidad», continuó el alcalde de Algarrobo, para quien si el PP y su máximo responsable «tanto creen en el servicio público, durante sus ocho años de mandato tuvieron la posibilidad de rescatar los servicios privatizados, como el agua, la limpieza y la recogida de basura, y no sólo no lo hicieron, sino que además optaron por ampliar los contratos».

En este sentido, Pérez acusó a Rivas de otorgar sendas concesiones a integrantes de su lista electoral, «siendo una de ellas relacionada con la educación, altamente susceptible de ser gestionada como servicio público», dijo. «Utilizó la empresa de limpieza y recogida de basuras de la costa para colocar a familiares y allegados exigiendo tal circunstancia como contraprestación para la concesión», dijo.

«Sin importarle tampoco utilizar el Ayuntamiento para crear puestos a medida de allegados que se convirtieron en fijos cuando eran rotativos», apuntó Pérez, al tiempo que apoyó a la concejala aludida y criticó «el ataque, la radicalización y la política rastrera del PP en Algarrobo», concluyó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos