El cierre por obras de uno de los dos puentes que dan acceso a Nerja genera malestar vecinal

El Puente Viejo quedó ayer cortado en la rotonda del Supersol.
El Puente Viejo quedó ayer cortado en la rotonda del Supersol. / E. C.
  • El Ayuntamiento asegura que los trabajos durarán un mes y se han iniciado cuando han contado con el visto bueno de la Diputación, que los paga

Uno de los dos únicos accesos rodados a Nerja permanece cortado desde primera hora de la mañana de ayer y así estará un mes, lo que ocasionó un gran malestar entre los vecinos y conductores, a pesar de que el Ayuntamiento había avisado con antelación. El motivo del corte del tráfico rodado en el Puente Viejo son las obras que va a llevar a cabo el Ayuntamiento para estabilizar este estructura, que data de finales del siglo XIX, y que ha sido objeto de varios transformaciones a lo largo de su historia.

La anterior a la que se inició ayer, llevada a cabo hace más de una década, contempló la creación de aceras y la instalación de adoquines en la calzada, que han venido generando muchas quejas. Por este motivo, debido al hundimiento de parte de la calzada, que ya obligó en octubre de 2015 a cerrar durante otro mes este puente, el Consistorio ha decidido sustituirlos por asfalto. Así quedó además aprobado en una consulta ciudadana llevada a cabo el pasado año por el gobierno tripartito (PSOE, IU y EVA-Podemos) a través del perfil del Ayuntamiento en la red social Facebook.

Las obras en el Puente Viejo de Nerja, que ejecuta la empresa Sardesa, se prolongarán durante un mes y cuentan con un presupuesto de 90.000 euros, que financia la Diputación. La alcaldesa, Rosa Arrabal (PSOE), pidió ayer disculpas por las molestias de tráfico y aseguró que la actuación se ha iniciado cuando han contado con todos los permisos técnicos y el visto bueno del ente supramunicipal.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate