La Axarquía se seca sin soluciones para traer agua

La Viñuela almacena apenas un tercio de su capacidad total.
La Viñuela almacena apenas un tercio de su capacidad total. / Salvador Salas
  • Los agricultores llevan más de dos años pidiendo el trasvase de recursos desde distintas cuencas, mientras Junta y Gobierno central no mueven ficha

  • El sector tropical dice que con el 5% del agua que vierte el Guadiaro se puede duplicar la superficie de cultivo

Las restricciones en el campo malagueño afectan desde hace tres semanas a unas 6.500 hectáreas de cultivo que se suministran del embalse de La Viñuela. La mayoría son cultivos subtropicales. Pero lo más grave de todo es que si la lluvia no lo remedia, cosa que no ha hecho hasta ahora, todo apunta a que después del verano habrá que dictar un decreto de sequía para la comarca oriental malagueña, en prealerta desde el verano de 2015. Ante esta situación, que venían vislumbrando los agricultores desde hace tiempo, los regantes y productores de la Axarquía no han dejado de exigir recursos de otras cuencas, trasvases de agua hasta el embalse de La Viñuela desde Guadiaro y Genal, en la Costa del Sol Occidental; el embalse de Iznájar, en Córdoba, e incluso Rules, en Granada. Todo ello para garantizar los regadíos y almacenar agua en el principal embalse de la provincia (165 hectómetros cúbicos de capacidad). Los pueblos de la comarca Norte (Antequera, Archidona, Mollina, Villanueva del Rosario, Villanueva del Trabuco, Villanueva de la Concepción, Fuente de Piedra y Humilladero) han hecho lo propio pidiendo, con el apoyo, esta vez sí, de la Junta de Andalucía, agua de Iznájar (Córdoba), en concreto 5 hectómetros cúbicos para abastecimiento.

La situación en ambas comarcas lejos de mejorar, empeora ante la falta de precipitaciones. Los agricultores de la zona Norte temen que si continúa sin llover –las precipitaciones de estos días apenas han dejado 7,5 litros por metro cuadrado en esta zona frente a los 122 registrados en la Sierra de Mijas– ello pase factura a la próxima campaña de olivar. En la Axarquía, los organizaciones agrarias y el sector subtropical lamentan que las administraciones no se hayan hecho eco de sus demandas en cuanto a infraestructuras para facilitar el trasvase de recursos mediante la interconexión de las mismas. En esta comarca unos 9.000 agricultores sufren restricciones un día a la semana como medida de ahorro, algo que no comparten al considerar que ello no resuelve la situación, sino que alarga la agonía.

Los afectados por los cortes en la comarca oriental –se mantendrán hasta septiembre– son los titulares de las explotaciones situadas a ambos márgenes del río Vélez, dentro del sistema del plan Guaro. La Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, que persigue ahorrar un 10% del agua embalsada en la presa La Viñuela hasta pasado el verano, sólo prevé acometer la conexión de unos pozos en el río Chillar para abastecimiento, trabajar en el desatoro del túnel de trasvase de la presa de Rubite y propiciar el uso de agua regenerada de las depuradoras de Vélez y Algarrobo, como únicas obras.

Tras cuatro años consecutivos de sequía, los regantes critican que no se haya dado ni un solo paso en la línea de recibir recursos hídricos de otras cuencas donde las precipitaciones han sido y son más abundantes. Se trata de una vieja aspiración del sector subtropical y de las comunidades de regantes de la Axarquía apoyada por empresas tan importantes como Trops, que agrupa a más de 2.000 agricultores.

La Plataforma de Aguas de la Axarquía, integrada por la práctica totalidad de las comunidades de regantes de la comarca (67), las asociaciones agrarias y las principales empresas comercializadoras de frutas y hortalizas de la zona, defiende la interconexión de las cuencas con proyectos como una tubería para trasvasar agua desde la presa de La Concepción, en Marbella, hasta la Axarquía; la conexión con el pantano de Rules, en Granada, e incluso trasvases desde Iznájar en Córdoba, el más grande de Andalucía. Para el portavoz de la plataforma y miembro de la comunidad de regantes de Algarrobo, José Manuel Gil, la solución más apoyada por los productores es la del Guadiaro y Genal, por estar en la provincia y formar parte de la misma demarcación. «Una tubería de trasvase solo para regadío beneficiará también al valle del Guadalhorce y Málaga capital, además de a la Axarquía», según Gil.

«Es lamentable que se establezcan restricciones, cuando hay zonas en las que se tiran inmensas cantidades de agua al mar, como son las cuencas del Guadiaro y Genal, desde las que se vierten unos 750 hectómetros cúbicos», critica el presidente de la Asociación Española de Productores de Frutas Tropicales, José Linares.

Para el responsable de este colectivo, cuya producción agraria alcanza una facturación de 150 millones de euros al año, con sólo un 5 por ciento del agua que se tira al mar del Guadiaro (Cádiz) y Genal (Serranía de Ronda) se podría doblar la superficie de cultivo de subtropicales en la Axarquía, y permitir al sector tropical que pueda recuperar la cuota de mercado perdida en Europa en favor de otros países productores.

Sin embargo, el Plan Hidrológico vigente de las Cuencas Mediterráneas Andaluzas, que elabora la Junta de Andalucía, no prevé nada en este sentido. Lo único que incluye la palabra trasvase es un túnel entre el río Genal y el sistema Verde de Marbella, con un presupuesto estimado es de más de 48 millones con cargo a la Administración central y su ejecución no se prevé hasta 2027.

La única iniciativa dirigida a unir la Costa del Sol occidental, que es donde más llueve y por tanto más recursos hídricos tiene, con la oriental, que registra menos precipitaciones a pesar de contar con el mayor pantano de la provincia, parte de la Diputación Provincial, gobernada por el PP. El gobierno de esta institución lleva tiempo defendiendo la realización de una tubería que conecte los recursos hídricos de ambas costas para garantizar 20 hectómetros cúbicos de agua más para la Axarquía para riego y duplicar la superficie actual de aguacates y mangos, llegando a 20.000 y 10.000 hectáreas, respectivamente.

La idea es que la empresa pública Acuamed, dependiente del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, ejecute la tubería entre Torremolinos y Málaga capital. Acuamed incluyó ya en su presupuesto de 2016 un plan plurianual dotado con 17 millones de euros, pero que no se llevó a cabo. Lo ha vuelto a incluir en sus cuentas para 2017. Esta vez son 16,9 millones, también a ejecutar en tres años (2017-2019). La conducción tiene como finalidad enviar agua potable en uno y otro sentido. «El objetivo es aprovechar buena parte de los 50 hectómetros cúbicos que río Verde vierte al mar debido a la poca capacidad de almacenamiento de la presa de La Concepción», señala el consejero delegado de Acosol, Manuel Cardeña, que asegura que la empresa está dispuesta a pagar en 25 años la inversión que realice Acuamed en esta infraestructura.

Sin embargo, la Junta de Andalucía asevera que no tiene conocimiento oficial de esta actuación a pesar de ser la responsable de la Cuenca Mediterránea. Además el delegado territorial de Medio Ambiente en Málaga, Adolfo Moreno Carrera, ha recalcado que la postura de la Consejería, antes de hablar de realizar una tubería para trasvasar agua desde la costa occidental a la oriental, «es recrecer primero el embalse de La Concepción», actuación cuyo anteproyecto ya ha sido presentado ante el Ministerio de Agricultura. Sin embargo, el Plan Hidrológico de las Cuencas Mediterráneas vigente no prevé ninguna actuación para trasvasar agua desde la zona occidental a la oriental.

Según Moreno, al tratarse de una tubería de abastecimiento la que se plantea desde la Diputación, esta no tendrá el diámetro necesario para enviar a la Axarquía grandes aportes de agua. «Estamos a favor de la interconexión de cuencas, pero creemos que antes hay que hacer el nuevo embalse de La Concepción», insiste Moreno, aun cuando Asaja Málaga ha pedido a la Consejería que se vaya avanzando en la interconexión y en las conducciones necesarias. «En caso contrario podemos encontrarnos como en Rules, con un embalse hecho, pero sin conducciones para distribuir el agua», según el secretario de Asaja, Benjamín Faulí.

Desde Acosol se asegura que las negociaciones con Acuamed están muy avanzadas. «La tubería nos permitiría meter en la red agua que ahora se vierte sin tener hecho el recrecimiento de la presa», insiste Cardeña. El recrecimiento de La Concepción, que sigue sin fechas, persigue triplicar su capacidad, pasando de los 61,8 actuales a unos 180 hectómetros cúbicos. Está incluida en el Plan Hidrológico vigente para el horizonte 2027, con una inversión de 210 millones de euros a cargo al Gobierno central.

Para Cardeña, si la Axarquía, que ya está conectada con Málaga, puede abastecerse de agua de río Verde, cuando cuente con recursos suficientes, se disminuirá el uso de La Viñuela y con ello beneficiar al sector subtropical. Sin embargo, algunos expertos cuestionan si la planta de río Verde tiene capacidad de tratamiento para trasvasar el agua necesaria a la costa oriental.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate