El exdueño de una cantera en Maro pide retirar la maquinaria 17 años después de su precinto

La explotación minera funcionó desde mediados de los ochenta y hasta el año 2000.
La explotación minera funcionó desde mediados de los ochenta y hasta el año 2000. / E. C.
  • El propietario de la antigua explotación minera del Barranco de Colmenarejos volverá a solicitar permiso al Consistorio para llevarse una veintena de vehículos

El Barranco de Los Colmenarejos, en el término municipal de Nerja, es uno de los escasos cauces de origen periglaciar que existen en el parque natural de las Sierras Tejeda, Almijara y Alhama. Ubicado a apenas un kilómetro de la pedanía nerjeña de Maro, en su primer tramo se sitúa una enorme cantera de piedra caliza abandonada, en la que desde hace casi dos décadas permanecen una veintena de vehículos industriales y maquinaria pesada de gran tamaño, que ha sido objeto de robos frecuentes y ataques vandálicos. La antigua instalación minera fue precintada por el Ayuntamiento de Nerja el 20 de julio de 2000. Desde entonces, el expropietario, la empresa de materiales de construcción Orlando S. L., ha venido solicitándole al Consistorio permiso para poder retirar la maquinaria, debido al peligro que conlleva para las personas que acceden a la explotación, así como para el medio ambiente.

No en vano, el entorno natural que la rodea, de gran belleza, está amenazado por la contaminación, tanto visual como material, que supone la presencia de estos vehículos industriales, entre los que hay camiones, excavadoras, maquinaria para el transporte y triturado, grupos electrógenos, motores y varios depósitos. Según explicó ayer a SUR el empresario, Orlando Rodríguez, la última vez que solicitaron por escrito permiso para acceder a la instalación y retirar la maquinaria pesada fue el 22 de enero de 2013, «sin que hasta la fecha hayamos recibido contestación alguna», apostilló. «Nos precintaron la explotación sin motivo, teníamos todos los permisos en regla, de las diez hectáreas que teníamos concedidas, sólo habíamos extraído tres», comentó.

Presentarlo de nuevo

Según este empresario, cuando se produjo el precinto, intentaron la reapertura, pero todos los procedimientos judiciales y administrativos que iniciaron acabaron sin éxito. «El precinto sigue vigente, por lo que no podemos entrar sin el permiso del Ayuntamiento», comentó Rodríguez, quien detalló que el coste de la maquinaria cuando la adquirió rondaba el millón de euros. Sin embargo, ahora su valor es muy inferior, sólo como chatarra.

Por su parte, el concejal de Medio Ambiente, Jorge Bravo (IU), aseguró que los técnicos «nunca» le han dicho que desde la empresa hubieran solicitado la retirada de la maquinaria. En todo caso, el edil instó al propietario a que vuelva a presentar por registro la petición. Bernardo Mancera, director de la antigua explotación minera, dijo que volverán a solicitar el permiso. El exalcalde y diputado provincial, José Alberto Armijo (PP), apuntó que no recordaba los detalles del expediente por el que se precintó la cantera.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate