Comares presume de la tirolina de anclaje natural más larga de España

La tirolina es de 436 metros y funciona desde octubre de 2013.
La tirolina es de 436 metros y funciona desde octubre de 2013. / Manuel Robles
  • Con 436 metros, sobrevuela un valle desde el que se divisa gran parte de la Axarquía

De Comares se conoce su estilo de verdiales, su rica gastronomía y las impresionantes vistas a la Axarquía que pueden verse desde sus sinuosas calles a 703 metros de altura. Un desnivel que convierte a este municipio en un balcón a la comarca y le proporciona unas características únicas para los amantes de la escalada. ¿Quién no ha oído hablar de sus vías ferratas? Sin embargo, la gran desconocida sea quizás su gran tirolina de 436 metros, en funcionamiento desde octubre de 2013 y considerada la más larga de España de anclaje natural. “Su peculiaridad es que está sujeta a elementos propios del terreno, en este caso a una roca, y esas circunstancias naturales no siempre se dan, porque tienes que tener un hueco idóneo en el punto de origen y la opción de poder anclar enfrente, con un terreno firme y suficientemente extenso para buscar la pendiente exacta para que la tirolina funcione”, defiende el teniente de alcalde del Ayuntamiento de Comares, Manuel Robles.

En su punto más elevado, se alza a 100 metros de altura, y quienes se atreven con la experiencia pueden atravesar el valle a 38 kilómetros por hora. Así lo asegura Leonardo Andrades, el responsable de Viveaventuras S. L., una de las empresas autorizadas para su explotación y organización de eventos. En la actualidad, son varias quienes lo hacen, ya que la gestión aún no ha sido adjudicada oficialmente a una en concreto.

La actividad es para todos los públicos. Quienes pesan más de 45 kilos lo pueden hacer solos. “Si pesan menos, porque sean niños o estén delgados, pueden lanzarse dos personas a la vez, aunque sin superar nunca los 130 o 140 kilos”, detalla Andrades. El objetivo, insisten desde esta empresa, es que los usuarios disfruten y se deleiten con la panorámica en 360 grados de un gran número de pueblos de la Axarquía. “Pese a lo emocionante que es la experiencia, ha habido personas, que cuando se han visto ahí, a punto de lanzarse, les ha entrado miedo y no se han atrevido”.

No fue el caso de dos alumnos y un profesor de la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte de la Universidad de Granada, que el pasado año se quedaron a dormir -literalmente- una noche en esta tirolina de Comares tendidos en una especie de hamaca. “Este año, intentaremos que duerman cinco”, avanza Andrades. La experiencia se enmarcaba en la asignatura Actividad Física en el Medio Natural, que promovía un conjunto de actividades al aire libre. En ésta concretamente fue necesario un estudio de seguridad específico por parte de un ingeniero.

El proyecto, cuyo presupuesto de ejecución y acondicionamiento del entorno se acercó a los 20.000 euros, fue financiado en su totalidad e impulsado por el Ayuntamiento de Comares. El objetivo: complementar la oferta de turismo activo que ya tenía la zona. “Nuestras casas rurales siempre han estado muy demandadas y había muchos aficionados a la escalada y a las actividades en la naturaleza que ya nos visitaban atraídos por la vía ferrata que teníamos. Por eso, pensamos en ampliar esta oferta con la tirolina y otras dos vías ferratas más”, explica Robles. En la actualidad, han logrado aumentar la cifra de visitantes y el consumo en los comercios y establecimientos de la zona.

Las empresas trabajan con grupos de 10 o 12 personas, que previamente acuerdan un día. Los precios que, por ejemplo, tiene establecidos la empresa Viveaventuras S. L. son de 15 euros para una persona por lanzarse una vez; de 20 euros, si lo hace dos veces, y también de 20 euros, si son dos personas las que se tiran a la vez.

Para más información y reservas de la tirolina aquí

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate