Diario Sur

El PP volverá a llevar a pleno el plan para evitar que el Gobierno bloquee los fondos

  • El alcalde apela a la «responsabilidad» de los grupos de la oposición para evitar la asfixia del Ayuntamiento tras incumplir la regla de gasto

El equipo de gobierno del PP en minoría en el Ayuntamiento de Torrox no se rinde. Tras el rechazo del plan económico financiero planteado al pleno celebrado el pasado jueves por parte de la oposición (PSOE e IU votaron en contra y Fusión de Ciudadanos Independientes y Torrox Unido se abstuvieron), el alcalde, Óscar Medina (PP), anunció ayer que volverá a llevar este asunto a la sesión ordinaria prevista para el próximo día 28 de noviembre.

El objetivo del Consistorio torroxeño es evitar, por todos los medios, que el Ministerio de Hacienda pueda llegar a bloquear los fondos que envía al Ayuntamiento para su funcionamiento, lo que incluye la llamada Participación en los Ingresos del Estado (PIE), con los que se pagan las nóminas de los empleados públicos. El plan municipal contempla la supresión de los patronatos municipales de Deportes y Turismo, como medida de ahorro para compensar el incumplimiento de la regla de gasto en 2015 en 130.000 euros, por el pago del 50% de la paga extra suprimida en 2012 por el Gobierno central de Mariano Rajoy a los funcionarios.

«Tenderemos de nuevo la mano a los grupos de la oposición para que reflexionen y antepongan los intereses del municipio a los de partido. Lo que presentamos es un mero trámite, no se trata de un plan de ajuste ni contiene medidas excepcionales como subir los impuestos, sino de una previsión para garantizar el equilibrio de las cuentas de cara al próximo año, que nos exige la ley», manifestó.

Por su parte, el portavoz del PSOE y exalcalde, Francisco Muñoz, aseguró: «Lo que hace el PP lo sabe hacer cualquiera, tirar con pólvora ajena es muy fácil, pero los que hemos actuado de forma responsable conteniendo el gasto aunque pudiera ser impopular, no podemos permitir ahora que el PP lleve el Ayuntamiento a la quiebra». «Desde que Óscar Medina se hizo cargo del Ayuntamiento el gasto corriente se ha disparado, han optado por la vía fácil de dar a cada uno lo que pide de forma irresponsable, viviendo de las rentas de la economía saneada que recibieron», añadió.

Por su parte, la portavoz de IU, María José Prados, aseguró que su partido se opone a la ley estatal que plantea la regla de gasto, y así lo aprobaron en una moción en el último pleno. «Este asunto ya lo advirtió el interventor el febrero pasado y el PP no ha hecho nada por corregirlo, sólo ahora cuando han querido pagar el otro 50% de la extra de 2012», añadió.