Diario Sur

El tripartito en minoría negocia para aprobar el presupuesto y rebajas fiscales

José María Gómez, Pedro Fernández, Encarnación Anaya, Antonio Moreno y Gaspar Bokesa. :: e. c.
José María Gómez, Pedro Fernández, Encarnación Anaya, Antonio Moreno y Gaspar Bokesa. :: e. c.
  • PSOE, Ahora Rincón-Podemos e IU convocan para mañana el pleno extraordinario en el que pretenden sacar adelante la reducción del tipo del IBI

El equipo de gobierno tripartito (PSOE, Ahora Rincón-Podemos e IU) en minoría en el Ayuntamiento de Rincón de la Victoria, tras el cese de los concejales del PA a raíz de discrepancias en la elaboración de los Presupuestos, está decidido a sacar adelante el documento económico antes de que finalice este año, así como una batería de modificaciones en las ordenanzas fiscales para beneficiar al 95% de los vecinos, tal y como tenía previsto aprobar en la sesión plenaria del pasado lunes que fue suspendida a raíz de la crisis política desatada.

Sin tiempo que perder, los tres partidos de izquierdas han comenzado a tender puentes con las otras formaciones de la oposición: el PP, con siete concejales, los dos ediles de Ciudadanos y el concejal no adscrito Antonio Pérez. También quieren recabar el apoyo de los concejales andalucistas José María Gómez 'Pepín' y José Luis Pérez. Así, el tripartito tiene previsto mantener hoy varias reuniones con representantes de estas formaciones, a las que comunicará la convocatoria para mañana de un pleno extraordinario en el que se someterá a votación la modificación de una decena de ordenanzas fiscales.

El objetivo es que los cambios, que beneficiarán al 95% de los vecinos, según el primer teniente de Alcalde y concejal de Hacienda, Antonio Moreno (Ahora Rincón-Podemos), puedan estar aprobados definitivamente y entren en vigor el próximo 1 de enero. «Los plazos que nos marca la ley son esos y ya vamos muy justos, por lo que vamos a pedir un esfuerzo para conseguir el apoyo o la abstención», avanzó el edil rinconero.

La Concejalía de Economía y Hacienda ha propuesto una bajada del tipo impositivo del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI), pasando de 0,962 a 0,92 puntos, como medida para amortiguar la subida interanual del 10% del valor catastral de las viviendas, manteniendo el compromiso de gobierno de continuar disminuyendo el tipo impositivo «de forma gradual» hasta el 0,87 en 2019. Además, se proponen cambios en las ayudas al IBI para aumentar el número de potenciales beneficiarios.

Cambios en el IAE

En cuanto a las tasas por los servicios de agua, alcantarillado y basura, se plantean aplicarlas según los ingresos de la unidad familiar en función de los miembros. Como novedad, los discapacitados con el 65% o más computarán como dos miembros, y se eliminará los requisitos del valor catastral de 92.500 euros. Sobre el impuesto del Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (plusvalía) se propone bonificar el 95% si el valor catastral es inferior o igual a 40.000 euros, el 50% si es superior a 40.000 y no excede de 60.000 euros. Se plantea además eliminar la reducción del 40% de las transmisiones onerosas. Se propone elevar al máximo el pago del Impuesto de Actividades Económicas (IAE) para las facturaciones de más de un millón de euros al año, y el máximo para los vehículos de alta gama (a partir de 16 caballos fiscales) del Impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica (IVTM).

El edil de Hacienda dijo que el objetivo del tripartito es aprobar el Presupuesto en otro pleno extraordinario antes de final de año. El documento prevé unos gastos de 38,3 millones y unos ingresos de 40,8, manteniendo un superávit inicial de 2,5 millones. Por su parte, el concejal del PA José María Gómez 'Pepín' reiteró ayer que su petición de una partida de 184.000 euros para la empresa de la limpieza, que fue el detonante de la ruptura del pacto de gobierno, «no era un chantaje, sino una demanda de los vecinos y un clamor en las redes sociales», por lo que ahora el PSOE, Podemos e IU «tendrán que explicar a los ciudadanos por qué no quieren limpiar el municipio», matizó.