Diario Sur

Desmantelado un grupo organizado que realizaba estafas en las revisiones de gas en la Axarquía

Desmantelado un grupo organizado que realizaba estafas en las revisiones de gas en la Axarquía
  • Los detenidos se hacían pasar por instaladores de las empresas de la zona

Componentes del Equipo de Policía Judicial de Nerja a principios del mes de octubre, en el marco de la denominada operación Bagarra, detuvieron a cinco personas como presuntos autores de varios delitos de estafa en las revisiones de las instalaciones del gas en varios municipios de la Axarquía.

Además de los cinco detenidos, se ha actuado contra otros dos en calidad de investigados, imputándose a todos ellos diversos delitos de Estafa, Amenazas, Falsificación Documental, Contra la Propiedad Industrial y Pertenencia a Organización Criminal.

La investigación se inició tras tener conocimiento los agentes de varias denuncias interpuestas en las localidades de Nerja, Frigiliana, Torrox, Canillas del Aceituno y Colmenar en las que las víctimas manifestaban haber sido estafadas en la revisión de la instalación del gas.

Los autores, de nacionalidad española y vecinos de varias localidades de Granada, pertenecían a una empresa instaladora de Granada, pero para cometer las estafas se hacían pasar por empleados de la empresa distribuidora oficial de la zona, imitando el nombre de la empresa y la uniformidad.

Se personaban en los domicilios sin previo aviso para realizar la supuesta inspección del gas, siendo sus víctimas principalmente personas de avanzada edad y ciudadanos extranjeros.

Durante las inspecciones sustituían diferentes elementos de la instalación, excusándose en que estaban defectuosos o eran obligatorios y la instalación carecía de ellos. Una vez realizado el trabajo hacían firmar a las víctimas un contrato de mantenimiento y un presupuesto, desconociendo éstas lo que estaban firmando y exigiéndoles el pago de una factura con unos precios abusivos.

En algunos casos en los que las víctimas se resistieron a pagar las cantidades requeridas fueron amenazadas con no entregarles el boletín de inspección o con cortar el suministro de gas de la vivienda.