Diario Sur

Guerra por el agua en el manantial de Nerja

El río Chíllar es uno de los manantiales más importantes con los que cuenta la provincia.
El río Chíllar es uno de los manantiales más importantes con los que cuenta la provincia. / E.C.
  • El Ayuntamiento y la empresa concesionaria abren un frente contra una comunidad de regantes que abastece a casi un tercio de los vecinos

Nerja, cuyo nombre procede del árabe ‘Narixa’, que significa ‘manantial abundante’, presume de contar con uno de los acuíferos más importantes de todo el sur peninsular. El río Chíllar, que nace a 1.200 metros de altitud, a los pies de Piedra Sillada, en pleno corazón de la Sierra Almijara, recorre a lo largo de casi 20 kilómetros los escarpados barrancos de su cauce, con un caudal prácticamente idéntico a lo largo de todo el año y que incluso en periodos prolongados de sequía como el que padece la provincia desde hace cuatro ejercicios, se ha mantenido casi invariable. Esto hace que el líquido elemento sea un bien en abundancia en la localidad más oriental.

En 2009, durante el penúltimo de los cinco mandatos en los que gobernó el PP en el Ayuntamiento con José Alberto Armijo al frente de la Alcaldía, se llevó a cabo la licitación del servicio municipal de abastecimiento y saneamiento de agua, que fue adjudicado a la empresa Aqualia, a cambio de un canon de 5,4 millones de euros, a devolver en 25 años. Así se creó la empresa municipal Aguas de Narixa S. A., conformada al 50% entre el Consistorio y Aqualia.

Sin embargo, esta sociedad no suministra agua al 100% de los vecinos, pues aproximadamente un tercio de las viviendas que hay en el municipio se abastecen con pozos propios, a través de varias comunidades de regantes. Una de las más importantes es Fuente del Badén, que presta servicios a una decena de urbanizaciones, fundamentalmente las situadas en las zonas del extrarradio.

Esta situación ha generado que en los últimos meses se haya desatado una auténtica ‘guerra’ entre ambos bandos. Por un lado, el Ayuntamiento y Aqualia sostienen que el agua que suministra Fuente del Badén «no es apta» para el consumo humano, y así se lo han advertido a los vecinos de estas zonas. Sin embargo, desde Fuente del Badén aseguran que el líquido elemento que llevan hasta estos domicilios procede «del mismo manantial», es decir, del río Chíllar, de pozos propios de esta comunidad, «y cuenta con todas las certificaciones exigidas», apostillan.

La situación de conflicto ha llegado hasta tal punto que hace unos meses Aqualia interrumpió el suministro en una de las urbanizaciones a las que abastece Fuente del Badén, para conectar las casas a la red municipal e instalar contadores individuales en cada una de las viviendas, ya que estas zonas pagan una ‘tarifa plana’ por el agua, sin contadores, de manera que cada vecino abona una cuota fija, independientemente del consumo que realice a final de mes.

Esta situación llevó a la comunidad de regantes a denunciar en los tribunales al gerente de Aqualia en la zona y a un técnico municipal, por unas presuntas coacciones, amenazas y usurpación de bienes propios, ya que entienden que las redes de estas zonas son privadas y pertenecen a los vecinos y a la comunidad.

El equipo de gobierno tripartito en el Consistorio (PSOE, IU y EVA-Podemos) califica de «irregular» la distribución de agua a viviendas que realiza Fuente del Badén, «para la que no cuenta con autorización municipal alguna, al no poder esta comunidad proceder al abastecimiento de agua para consumo humano».

«Desde su llegada, este equipo de gobierno tiene el firme compromiso de asumir sus responsabilidades en relación con la prestación de estos servicios, y de promover la igualdad de acceso y condiciones de los mismos para todos los nerjeños, así como el estricto cumplimiento de la normativa de aplicación», agregan.

Por su parte, desde la comunidad de regantes Fuente del Badén sostienen que tienen un certificado de la Junta que avala que el agua es apta para el consumo humano, al tiempo que critican que durante los más de 30 años que llevan operando el Ayuntamiento no se haya opuesto nunca.