Diario Sur

Sigue en la UCI la cocinera que alertó de la fuga de gas y evitó una gran tragedia en Vélez

fotogalería

Lugar en el que se produjo la deflagración, esta mañana. / E. C.

  • Otras siete personas que resultaron heridas en la explosión por el escape de gas en un céntrico bar del municipio axárquico permanecen ingresadas tanto en el Hospital Comarcal de la Axarquía como en el Regional de Málaga capital

Ocho personas permanecen ingresadas en el Hospital Comarcal de la Axarquía y en el Regional de Málaga capital tras la explosión por un escape de gas ocurrido este sábado en un céntrico bar de Vélez-Málaga. La que se encuentra en estado más grave es la cocinera del establecimiento en el que se produjo la deflagración y que fue quién dio la voz de alarma del escape evitando una tragedia aún mayor. La mujer, de origen marroquí, sigue en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Comarcal con policontusiones.

Esta mañana, el servicio de emergencias elevaba el número de heridos de 77 a 90. De estos, dos hombres permanecen también en la UCI, aunque van a pasar a planta en las próximas horas, según informan desde el centro hospitalario de la Axarquía. Se trata de un joven que tuvo que ser intervenido en el brazo y de heridas y cortes en la espalda, y otro adulto que presentaba traumatismos y cortes. En este mismo hospital, se encuentran ingresados otras tres personas en planta.

imágenes
  • VídeoVarios heridos por la explosión de una bombona

  • Caos en la zona tras el suceso

  • Imágenes del Centro tras la explosión

Por su parte, los dos heridos, un hombre y una mujer, de 32 y 28 años, respectivamente, trasladados al Hospital Regional de Málaga tras la explosión se encuentran estables ingresados en planta.

El suceso se produjo momentos antes de las 19.00 horas en un local que funciona como cocina de apoyo del establecimiento. Aunque fue una de las cocineras la que dio la voz de alarma al observar que había fuego en un tubo de la instalación de butano y pidió a la gente que se encontraba en el exterior que se alejaran ante el riesgo de que pudiera producirse una explosión, ello no evitó que finalmente la bombona provocara una deflagración, esto es una combustión súbita con llama a baja velocidad de propagación, sin llegar a la explosión. Los gritos de la mujer no consiguieron que la gente se alejara de la terraza, ni tampoco los de una patrulla policial que se acercó rápidamente.

Como consecuencia de esta deflagración 90 personas resultaron heridas.