Diario Sur

Batalla de ritmos ancestrales a pie de calle en Benagalbón

La plaza de las Flores de Benagalbón acogió los típicos choques. :: e. c.
La plaza de las Flores de Benagalbón acogió los típicos choques. :: e. c.
  • El núcleo rinconero acoge la XXIII edición del Concurso de Choques de Pandas de Verdiales, en el que se impuso la formación de Jotrón y Lomillas

eugenio cabezas

Si hay una manifestación cultural 100% malagueña, esa es, sin lugar a dudas, los verdiales. Este baile típico hunde sus raíces en la época morisca, aunque algunos investigadores apuntan a un origen todavía muy anterior: prerromano o incluso prefenicio. Lo cierto es que más de dos mil años después de nacer, gozan de una magnífica salud y tienen el relevo generacional totalmente garantizado.

Como prueba de ello, son las más de ocho mil personas que hasta bien entrada esta pasada madrugada han disfrutado de la fiesta con motivo del XXIII Concurso de Benagalbón, en Rincón de la Victoria, en el que un año más tuvieron lugar los típicos y genuinos choques de pandas.

Así, tal y como manda la tradición, a pie de calle, delante de la iglesia de Nuestra Señora de la Candelaria del núcleo rinconero, y no sobre un escenario, un total de nueve pandas de verdiales del estilo Montes se batieron ayer por la tarde el cobre. Tras las rondas en las que se midieron las pandas, resultó ganadora la agrupación de Jotrón y Lomillas que se impuso en la final a la de Guadalmedina.