Diario Sur

El alcalde niega que su partido y C's le hayan presionado para expulsar del pacto a Moreno Ocón

:: a

peláez. El alcalde, Antonio Moreno Ferrer, negó ayer que su partido, el PSOE, y Ciudadanos Andalucía le hayan presionado para forzar la dimisión de sus cargos del edil no adscrito, José Antonio Moreno Ocón, dejando nuevamente en minoría al equipo de gobierno tripartito en el Ayuntamiento. El concejal, que fue expulsado de C's tras ser sorprendido conduciendo con el triple de la tasa de alcohol permitida, presentó su renuncia a las delegaciones de Educación, Industria y Comercio el viernes. El regidor reconoció su «sorpresa» por la renuncia del exconcejal de C's, que sigue conservando el acta y por consiguiente continúa formando parte de la corporación municipal como concejal no adscrito, y coincidió con Moreno Ocón en que su dimisión ha estado motivada por una «cacería mediática» y las acusaciones de transfuguismo por parte del PP.

El alcalde, que manifestó sentirse respaldado por su partido y sus socios en el gobierno municipal (PA y GIPMTM), arremetió contra el portavoz del PP, Francisco Delgado Bonilla, después de que el viernes le pidiera su dimisión al frente del Ayuntamiento y le acusara de convertir al municipio en «un circo». Moreno Ferrer declaró que Delgado «no va a dar lecciones cuando está siendo investigado por la Fiscalía», en relación a las obras para la incorporación de agua no potabilizada de los pozos de Molino de las Monjas sin presuntamente procedimiento de contratación alguno.

El alcalde insistió en su postura de que Moreno Ocón no es ningún tránsfuga, ya que ni cambió el gobierno local ni mejoró su situación política, y explicó que «quien lo acusa de transfuguismo -el PP remitió el miércoles pasado un escrito al Pacto Antitransfuguismo solicitando su declaración como tránsfuga- esconde en su currículum que ha trabajado para otro partido».

El regidor señaló que remitirá al líder de C's, Albert Rivera, un dossier sobre Delgado Bonilla, que es también diputado provincial, para que la formación naranja, que suscribió un acuerdo de investidura con el PP en la Diputación, decida «si pueden darle respaldo con ese historial».