Diario Sur

Ecologistas exigen el cierre inmediato de la playa canina de Torre del Mar

  • Aseguran que la acotación de este espacio contraviene la normativa de la Junta, que prohíbe el acceso de animales domésticos a las aguas y zonas de baño

Agustín Peláez

El Gabinete de Estudios de la Naturaleza de la Axarquía (GENA-Ecologistas en Acción), ha interpuesto denuncia contra la apertura de la playa canina de Torre del Mar por parte del Ayuntamiento, aún cuando el colectivo ya advirtió en julio pasado al Consistorio de que ello contravenía el artículo 6 del Decreto 194/1998 de la Junta de Andalucía, que prohíbe el acceso de animales domésticos a las aguas y zonas de baño, durante la temporada veraniega. Según GENA, lejos de tener en cuenta esta advertencia, el Ayuntamiento, a través del teniente Alcalde de Torre del Mar, Jesús Pérez Atencia, inauguraba en el pasado 10 de agosto la playa canina en el tramo de unos 4.000 metros cuadrados en la zona conocida como El Mortero, entre la desembocadura del río Vélez y la localidad de Torre del Mar.

Los ecologistas mantienen que no cuenta con autorización y que la playa canina está creando un sinfín de problemas a otros usuarios y a la avifauna del Humedal de la Desembocadura del Río Vélez, por lo que solicita el cierre inmediato de las instalaciones, que cuentan con un equipamiento de 150 metros cuadrados supuestamente para 'pipicanes', así como un recinto para «juegos» de estos animales. Para el colectivo ecologista, se trata de una actuación «manifiestamente ilegal», por lo que han denunciado el tema ante la Delegación Provincial de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía.

Argumentos

El Gabinete de la Naturaleza de la Axarquía, justifica su denuncia en el hecho de que el Decreto 194/1998 de 13 de Octubre de la Junta de Andalucía, en su artículo 6 (prohibiciones), que recoge que «durante la temporada de baño queda prohibido el acceso de animales domésticos a las aguas y zonas de baño, con excepción del que resulte preciso para el desarrollo de actividades debidamente autorizadas por la autoridad sanitaria competente». El presidente de GENA, Rafael Yus, ha precisado que el tramo de playa habilitada para perro «jamás ha sido considerado no apto para el baño y no hay ningún argumento cierto o válido que permita inhabilitar esta playa», por lo que mantiene que su apertura se ha hecho con conocimiento de la ilegalidad de la misma, desafiando a la autoridad competente.

Además, los ecologistas aseguran que la decisión del Ayuntamiento incumple su propia ordenanza sobre tenencia de animales en su artículo 40, apartado 4, que dice: «Se prohíbe el baño y/o la limpieza de animales en fuentes ornamentales, estanques, lechos de los ríos, playas o similares, así como que estos beban directamente de las fuentes de agua potable para consumo público».

Asimismo señalan que la playa canina no cuenta con vigilancia, los dueños no llevan a los perros a la zona de 'pipicán', sino que los animales hacen sus necesidades en cualquier parte, muchas personas sobrepasan los límites acotados de la playa, especialmente hacia la desembocadura del río Vélez, que es espacio natural, de interés ornitológico, reconocido por la propia Consejería de Medio Ambiente, que lo ha incluido en la Red de Humedales de Andalucía.

También se quejan de que algunos bañistas acuden con sus perros a las duchas, y de paso también duchan a sus perros para eliminarles la sal y la arena, creando conflictos con bañistas de la zona no acotada.