Diario Sur

La cuarta travesía a nado solidaria recauda 1.500 euros para proyectos en Bolivia

Podio de la categoría de 50 a 54 años, ayer en la playa torroxeña. :: e. c.
Podio de la categoría de 50 a 54 años, ayer en la playa torroxeña. :: e. c.
  • Los nadadores Pablo Cordero y Andrea Quesada ganan la prueba disputada en la playa de Ferrara, de 1.500 metros

e

cabezas. Un esfuerzo de 1.500 metros a nado en la playa que bien valió la pena por su finalidad solidaria. La cuarta edición de la Travesía a Nado de Torrox volvió a ser ayer todo un éxito, al reunir a 150 nadadores venidos de todos los puntos de la comunidad andaluza. En total, se recaudaron 1.500 euros, que se destinarán íntegramente a la ONG torroxeña Amigos de Anzaldo, que desde 1994 trabaja en proyectos de desarrollo en Bolivia. En el apartado meramente competitivo, la prueba, sobre 1.500 metros de distancia y celebrada en la playa torroxeña de Ferrara, fue ganada por Pablo Cordero, con un tiempo de 17 minutos y 10 segundos, mientras que la primera fémina fue Andrea Quesada, que completó el recorrido en 17 minutos y 50 segundos.

Carlos Moreno, maestro jubilado, es el gran impulsor de la ONG, fundada apenas dos años después de que se marchase a la región boliviana de Cochabamba para trabajar, tras planteárselo la orden religiosa a la que pertenece, la de los escolapios. «Me tiré allí 17 años, desde 1992 hasta 2009, en este tiempo hemos conseguido ayudas y hemos desarrollado proyectos de mejora de las condiciones de vida para la población infantil y las mujeres que suman una inversión de dos millones de euros», aseguró.

No obstante, según explicó «todavía queda mucho por hacer en Bolivia». «Estos 1.500 euros se van a destinar a la construcción de un canal de riego para una comunidad campesina en Anzaldo y para un huerto escolar en Cochabamba», comentó el docente jubilado, de 68 años. Según explicó, la situación social ha mejorado en Bolivia con la llegada al gobierno de Evo Morales, antiguo líder campesino, «aunque la pobreza y las tensiones sociales siguen muy presentes. El último conflicto tiene que ver con los mineros», comentó Moreno.