"Escuchamos a una mujer gritar y llorar y salimos a socorrerla"

vídeo

Saúl e India, fueron de los primeros vecinos en atender a la familia. / Vídeo: Rossel Aparicio / Pedro J. Quero

  • almáchar

  • Saúl Fernández e India Mira fueron de los primeros vecinos en atender a la abuela, la madre y al bebé que cayeron ayer por el hueco de un ascensor de un edificio en obras

Escucharon desde su casa gritos y un llanto desconsolado de una joven de 30 años. Saúl Fernández e India Mira, vecinos de Almáchar, se apresuraron al lugar de los hechos. El panorama que se encontraron era desolador: Una mujer fallecida, su hija desesperada y un bebé de nueve meses con una fuerte contusión en la cabeza. “La niña sollozaba, tenía un chichón enorme. Nosotros intentamos que no se durmiera. La abuela también estaba allí. No respiraba, ni tenía pulso”, explica a SUR India. Esta pareja se ofreció a llevarles al hospital ante la demora de la ambulancia. “Tardó unos 40 minutos en llegar”, aseguran. “Finalmente otro vecino ofreció un coche más grande y se llevaron a la madre y al bebé”, dice Sául. Al parecer, poco después, se toparon con los efectivos sanitarios.

Como estos jóvenes muchos vecinos se mostraban esta mañana muy afectados por el trágico suceso. “Este es un pueblo tranquilo y claro, que una abuela se caiga por el hueco de un ascensor con su hija y su nieta es una tragedia que llega a los vecinos”, insiste Saúl. La noticia del fallecimiento y de la gravedad del estado del bebé -que se encuentra hospitalizado con un traumatismo craneoencefálico-, corría como la pólvora en las plazas, bares y calles empinadas de este pueblo axárquico de casi 2.000 habitantes.

Consternación

Se trata de una familia conocida y querida en este pequeño municipio. “El pueblo entero está consternado. Ahora estamos todos pendientes de que el bebé evolucione positivamente”, indicó a SUR el alcalde del municipio, José Gámez (IU). El Consistorio no se plantea emprender acciones legales contra el propietario del edificio donde tuvo lugar el fatal suceso. Según el regidor, la familia propietaria del inmueble está “muy afectada”. Según indicaron al alcalde “el hueco del ascensor no estaba firmemente sellado porque hasta este momento no tenían sensación de peligro”.

El propietario del inmueble en obras permite a sus vecinos –a los que fueron a visitar la familia accidentada- tender y usar una de las plantas del inmueble. Justo fue en ese espacio donde la abuela se adentró en busca de su otro nieto que se escapó de casa de sus amigos. La mujer de 62 años, María Cisneros, con su nieta en brazos de nueve meses, cayó por el hueco del ascensor sellado en falso con unas rasillas. Su hija, Ana Isabel de 30, presa del pánico, se precipitó tras ellas para intentar rescatarlas. La joven recibió el alta médica poco después mientras que la pequeña aún está en el Materno. "Estamos muy afectados", sentenciaba Juan Ríos, miembro de la familia a la que fueron a visitar la abuela fallecida junto a su hija y dos de sus nietos. Su casa linda con el inmueble en obras donde se produjeron los hechos.