Mario Blancke: «La Junta tiene que dar más pasos en el tema de las casas ilegales»

Mario Blancke, portavoz de Soha y edil de Urbanismo de Alcaucín.
Mario Blancke, portavoz de Soha y edil de Urbanismo de Alcaucín. / Agustín Peláez
  • El portavoz de Salvemos Nuestras Casas en la Axarquía (SOHA) teme que si no se toman medidas los ayuntamientos tengan que afrontar responsabilidades patrimoniales

Mario Blancke es un ciudadano belga que decidió fijar su residencia en la Axarquía en 1990. Doce años después construyó su vivienda en suelo no urbanizable en la comarca. Su vivienda es legal. Sin embargo, lleva años luchando por conseguir la legalización de las casas irregulares como miembro de la asociación Save Our Homes Axarquía -en español, Salvemos Nuestras Casas en la Axarquía- (SOHA). Blancke es además concejal de Urbanismo de Alcaucín.

–¿Cómo han recibido desde SOHA el anuncio de la Junta sobre la modificación de la Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía?

–Con mucha alegría, pero alegría contenida porque todavía no conocemos el contenido de la reforma. Aunque también hay socios que han sufrido mucho para los que la modificación llega tarde, ya que se les han anulado las licencias de obras. Quiero decir que es positivo, pero que ha llegado tarde, ya que ha habido casos en otro puntos de Andalucía donde se han llevado a cabo incluso demoliciones.

–Su colectivo es uno de los que llevaba ya tiempo demandando esta modificación, ¿por qué cree que ha tardado tanto la Junta?

–Es díficil meterse en la piel de los políticos de la Junta, pero creo que mayoritariamente para no tener que reconocer su parte de culpabilidad en este proceso. Tengo la impresión sin embargo de que el nuevo equipo al frente de Ordenación del Territorio no tiene reparo en admitir que la Junta también ha fallado en el control del urbanismo en el no urbanizable, algo hasta ahora impensable, cuando está a la vista que los ayuntamientos y Junta, unos por dar licencias y otros por su silencio, son responsables. Lo importante es que esta Junta se ha dado cuenta de que el Decreto 2/2012 de regularización no era suficiente.

–¿Qué esperan de la reforma?

- Lo vemos como un paso muy importante, pero sólo un primer paso. Reconocemos que el cambio no es sencillo, porque afecta a otras normas. Es decir, tendrán que cambiar más de un artículo. Pero una vez que se ha conseguido este paso, lo importante es impedir el efecto retroactivo del POTA y otras leyes, porque hay parcelaciones que se van a quedar fuera de la reforma que la Junta acaba de anunciar. Además pensamos que hay que cambiar el Código Penal para que las infracciones urbanísticas no se enjuicien por la vía penal, ya que no somos asesinos.

–¿Sienten que han vencido a la Junta?

- Nosotros no estamos en guerra con nadie, luego no nos sentimos vencidos ni vencedores, sino gente que se siente perjudicada porque después de haber cumpido con la ley, solicitado los permisos y pagado todo tenemos una casa irregular.

–Una juez de Almería ha condenado al Ayuntamiento de Abox a indemnizar a propietarios británicos, ¿será este el siguiente paso, que los afectados pidan responsabilidades a los ayuntamientos?

- Parece claro que los ayuntamientos se van a tener que enfrentar a responsabilidades patrimoniales, cosa que muchos consistorios pequeños no se pueden permitir. Pienso que esto debe ser para la Junta motivo suficiente para dar más pasos adelante en el tema de las casas ilegales y ofrecer soluciones satisfactorias a los afectados, porque las consecuencias para los ayuntamientos pueden ser desastrosas.

¿Por qué el Decreto de regularización no ha tenido el efecto deseado?

-Nosotros hemos recomendado a nuestros socios que no soliciten la Declaración de Asimilado a Fuera de Ordenación, porque si tienen licencia de primera ocupación y dispnen de acceso a los servicios básicos para qué lo van a pedir. No les reporta ninguna ventaja. Lo único que les supone es un mayor gasto y la declaración de sus casas como ilegales.