Almudena Matas Ruiz: «Me gustaría regresar, pero creo que aquí tendré más oportunidades»

Almudena Matas en uno de sus paseos por el centro de la capital londinense.
Almudena Matas en uno de sus paseos por el centro de la capital londinense. / A. M. R.
  • Se fue a Manchester a trabajar con 24 años. Después estuvo en Alemania, trabajando como cuidadora de niños y desde hace siete años reside en Londres, donde estudia Finanzas.

Asegura que siempre ha sido un poco independiente. Por eso no le importó trasladarse a Manchester con 24 años, nada más acabar su formación como Auxiliar de Enfermería y Técnico de Farmacia para trabajar de auxiliar en un hospital judío privado, y ello sin saber hablar inglés. «Únicamente lo básico, lo que aprendí en el instituto. Me fui sola, con un contrato de tres meses y al final estuve un año, pero era un trabajo muy duro y lo dejé para ponerme a trabajar en una tienda de delicatessen. En Manchester estuve como dos años», recuerda.

Después de dos años en esta ciudad del Reino Unido, Almudena Matas decidió regresar a su pueblo natal, donde estuvo poco más de un año, hasta que decidió irse de nuevo, esta vez a Alemania como ‘au pair’ –cuidadora de niños–. «No me gustó tanto como Inglaterra, pero aprendí el alemán. Fue algo que me resultó más fácil de lo que me esperaba. Estuve seis meses y lo dejé porque me apetecía regresar a España. El trabajo me absorbía todo el tiempo, tenía que vivir con la familia y carecía de tiempo libre. Era como estar las 24 horas en el trabajo», señala.

Tras un año trabajando en el Ayuntamiento, esta benamocarreña decidió de nuevo hacer las maletas para irse otra vez a Inglaterra, esta vez a Londres. «Quería tener otras oportunidades, porque aunque ya comenzó la crisis, en mi caso no me había faltado el trabajo. Encontré alojamiento por Internet y con el curriculum a cuestas empecé a buscar trabajo y encontré uno en una imprenta en la que estuve dos años. Después he trabajado en otras muchas cosas, hasta que me decidí a hacer el acceso a la universidad. Ahora sólo me queda un año para terminar Business Management with Finance and Financial Services, algo así como Empresariales y Finanzas», explica Almudena.

Su experiencia en la capital del Reino Unido se prolonga ya siete años. Durante todo este tiempo dice que lo que más ha echado de menos es poder contar a alguien sus vivencias.

Sin embargo, tiene claro que de momento no tiene previsto regresar a España. Aunque tiene un préstamo estudiantil para poder pagar sus estudios, se ve obligada a tener que trabajar en la universidad como representante estudiantil y los fines de semana en una tienda en el centro. «Ahora quiero terminar mis estudios y aunque no me importaría regresar, creo que Londres me va a dar muchas más oportunidades para mi carrera. No en balde es la capital de las finanzas», apostilla.

China

Gracias a sus estudios de Finanzas, Almudena ha conseguido una beca de tres meses para estudiar el idioma mandarín en China, concretamente en Shanghai. «Es un curso intensivo de tres meses. He descubierto que me encanta, tanto que estoy pensando que cuando acabe la carrera en junio de 2015 hacer las prácticas en China», apunta.

Según Almudena, Londres es una ciudad bastante cara para vivir. Sólo para pagar el alojamiento -comparte apartamento con otra persona- necesita casi 600 libras mensuales, sin incluir gastos, y otros 100 para el transporte y ello contando con que los estudiantes tienen un 30% de descuento. Sin embargo, se siente feliz y aspira a poder trabajar en el mundo de la finanzas una vez que acabe su carrera universitaria. Según afirma, la enseñanza en mucho más práctica.