Vecinos de Coria llevan un mes afectados por un fuerte olor dañino para la salud

M. D. T.

sevilla. El Ayuntamiento de Coria, un pueblo sevillano de la ribera del Guadalquivir, y la Consejería de Salud de la Junta intentan desesperadamente dar con el origen de un fuerte olor en una barriada que tiene a sus casi 500 vecinos con mascarillas desde hace semanas cuando salen a la calle. El olor es insoportable, relatan los vecinos, muchos de los cuales han colapsado los centros médicos con dolores de cabeza, picores de garganta y erupciones cutáneas.

Los análisis realizados en el aire que respiran los vecinos han detectado niveles altos de fenol y dimetilacetamila, confirmaron fuentes municipales, que han concretado que, ante los resultados de las pruebas y las molestias que siguen sufriendo los vecinos, se ha convocado una junta local de seguridad urgente.

La Consejería de Salud se apresuró ayer a lanzar un comunicado en el que pedía calma a la población porque, asegura, estas sustancias no son cancerígenas, aunque sí reconoce que podrían ser las causantes de los síntomas de las personas atendidas en el centro de salud, más de un centenar en los últimos días.

Las pesquisas se centran en un posible vertido al alcantarillado de productos con las sustancias mencionadas, algo fuera de la legalidad medio ambiental vigente. También se sospecha de vertidos al río, aunque las autoridades tranquilizan por ahora sobre la red de consumo de agua.

A la espera de dar con el foco del problema, Salud ha recomendado a los vecinos que ventilen los domicilios y acudan al centro de salud ante la aparición de cualquier síntoma de malestar por el fuerte olor.

Fotos

Vídeos