Tres detenidos en Sevilla por la muerte de Sandra Capitán, su hija y su pareja

Fachada del edificio del número 168 de la calle Cerro Blanco de Dos Hermanas./EFE
Fachada del edificio del número 168 de la calle Cerro Blanco de Dos Hermanas. / EFE

Los cadáveres aparecieron en un pozo ciego, cubiertos de sosa cáustica y hormigón, en un edificio de Dos Hermanas

SUR SEVILLA.

La búsqueda de Sandra Capitán y de su hija Lucía, desaparecidas hace dos semanas y alertada por la familia, se da por concluida de la manera más dramática. A falta de las autopsias, todo parece indicar que sus cuerpos, junto con el de la pareja de la joven, son los que se hallaron en un edificio de Dos Hermanas, enterrados en sosa cáustica, en un pozo ciego cubierto de hormigón.

Sandra Capitán, de 26 años y embarazada de cinco meses, su hija Lucía, de seis años, ambas vecinas de la localidad sevillana de Bellavista, y de la pareja de la joven, un hombre de nacionalidad turca, de 55 años de edad y con antecedentes policiales, cuya identidad no se ha facilitado desparecieron el 17 de septiembre. El caso se relaciona con el tráfico de drogas, aunque las fuentes oficiales fueron muy cautas y apelaron al secreto del sumario en todo momento. Tres personas han sido detenidas.

La noticia saltó en la tarde del domingo, cuando se supo de la búsqueda que las fuerzas de seguridad realizaban en los sótanos de una casa de la localidad de Dos Hermanas. Se habían encontrado restos humanos que poco a poco se desenterraron, hasta identificarse tres cuerpos, de

Podrían haber muerto el mismo día de su desparición, el 17 de septiembre

un hombre, una mujer y una niña.

El delegado del Gobierno Antonio Sanz, admitió a mediodía que «todo parece indicar» que se tratan de Sandra, su hija y su actual pareja, aunque habrá que esperar la confirmación en los resultados de las autopsias.

Los familiares de las víctimas aún no han identificado a las mismas debido a su deteriorado estado, ya que según fuentes policiales podrían haber muerto el mismo día de su desaparición, y su avanzado estado de descomposición ha sido agravado por la sosa cáustica usada para ocultarlos en un pozo ciego del patio de una casa en la localidad sevillana de Dos Hermanas.

De hecho, Josefa Capitán, la madre y abuela de Sandra Capitán y su hija Lucía, declaró a la agencia Efe que desconocía que hubiese una búsqueda en Dos Hermanas relacionada con la desaparición de su hija y su nieta hasta que el domingo por la noche tuvo las primeras informaciones y ha señalado que esperará «noticias oficiales» tras hallarse los tres cadáveres.

Los cuerpos aparecieron durante la jornada del domingo, el último de ellos en la madrugada del lunes, tras la excavación realizada por la Policía Científica, que contó con la participación especial de y la Unidad Militar de Emergencia (UME) en el patio de una vivienda en la barriada de Cerro Blanco de Dos Hermanas.

La búsqueda se produjo a raíz de las investigaciones policiales, que localizaron a diversas personas, en principio los tres detenidos, uno de los cuales dio datos que llevaron a los agentes hasta localizar esta casa. Allí, tras horas de excavación los restos fueron hallados enterrados en sosa cáustica.

En el patio del domicilio, los agentes localizaron una masa de hormigón nueva que tapaba el pozo ciego y pidieron ayuda a la UME que cuenta con maquinaria pesada para poder excavar.

Los tres detenidos el sábado en la provincia de Sevilla son de nacionalidad española, aunque aún no se ha confirmado si tienen antecedentes penales, como es el caso de la actual pareja de Sandra Capitán, de origen turco y con antecedentes por delitos relacionados con el narcotráfico.

Según confirmó el TSJA, ninguno de los detenidos ha pasado a disposición judicial. Se espera que lo hagan durante el día de hoy.

La desaparición de Sandra, su hija y su pareja es investigada en el juzgado de instrucción 19 de Sevilla cuya titular ha declarado el secreto del sumario.

El delegado del Gobierno manifestó ayer, durante el acto del patrono de la Policía, que confía en que las declaraciones de los detenidos aclaren las circunstancias de un suceso «espantoso». Sanz dijo que «se barajan todas las hipótesis con respecto a las personas que han sido detenidas».

El representante del Gobierno central advirtió que hay que «esperar a confirmar definitivamente los que quedan detenidos y su presunta relación con los hechos», que consideró «tremendamente duros».

A falta del estudio que realiza el Instituto de Medicina Legal, ahora es «imposible determinar las causas de la muerte o cómo fueron asesinados», dijo Sanz, que destacó la labor de la Policía Nacional y la Unidad Militar de Emergencias, que han resuelto «un trabajo difícil y complejo por las características de donde estaban, en una fosa muy difícil de descubrir y llegar hasta ella, y al final ha tenido un resultado duro y espantoso».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos