Teresa Rodríguez sigue su ruta al margen de Iglesias para unificar las marcas municipales en Andalucía

Teresa Rodríguez sigue su ruta al margen de Iglesias para unificar las marcas municipales en Andalucía
EFE

La formación no se llamará Marea Andaluza, no tiene por qué incluir el nombre de Podemos y podría constituirse como una coalición para respetar candidaturas consolidadas

Maria Dolores Tortosa
MARIA DOLORES TORTOSA

Teresa Rodríguez seguirá su ruta para unificar en un partido cara a las próximas elecciones municipales las diferentes marcas electorales afines a Podemos que concurrieron cada una por su cuenta en los comicios de 2015 y otras formaciones que no pudieron hacerlo o que quieran unirse ahora, tal como el Consejo Andaluz de este partido aprobó el pasado viernes en Málaga. De este acuerdo informó ayer el secretario de Comunicación de Podemos Andalucía, Pablo Pérez Ganfornina, en Sevilla. Aunque no dio a conocer el nombre del partido o «herramienta jurídica», como lo llamó, sí dejó claro que no «se va a imponer» este nombre, pero tampoco el de Podemos a las candidaturas municipales de la confluencia.

La decisión choca con las directrices del secretario nacional,Pablo Iglesias, que defiende que cualquier confluencia electoral debe llevar las siglas de Podemos en municipales y autonómicas. Para ello logró que el Consejo Ciudadano estatal aprobase este sábado en Madrid, un día después de la reunión de Málaga, convocar una consulta a los inscritos para reafirmarse.

En Podemos Andalucía insisten en que ambos acuerdos no reflejan un nuevo choque entre Teresa Rodríguez, líder de la corriente Anticapitalista, y Pablo Iglesias, sino que son «complementarios» y que la dirección andaluza va a organizar la consulta en este territorio «para que haya una participación lo más elevada y democrática posible».

En realidad Podemos Andalucía ha buscado un resquicio para evitar el choque de trenes y se agarra a «la tercera pregunta de la consulta planteada por Iglesias», cuando habla de que el trabajo consolidado que haya en el territorio «se tiene que respetar», para no parecer que Rodríguez se rebela contra Iglesias. Para el secretario de Comunicación, esta de la tercera pregunta fue la posición que defendió Rodríguez en el Consejo Ciudadano estatal, apelando a marcas consolidadas como Ahora Sevilla y Ganemos Córdoba. Ambas votaron alcaldes socialistas, mientras este partido permitió que Cádiz sí puede, firma de Podemos con José María González ‘Kichi’ como candidato, fuera regidor de la capital gaditana.

De fondo subyace la vieja pelea de Podemos Andalucía con la dirección nacional para dotarse de autonomía a la hora de elaborar las listas, entre otras cuestiones. La dirección andaluza quiere dar ejemplo de lo que predica y en su diseño cara a las municipales promete a las formaciones que quieran unirse bajo un mismo proyecto alternativo al PSOE o de confrontación a PP-Cs cierta autonomía de decisión, no tanto por el nombre en sí, sino por las personas que han pasado cuatro años defendiendo políticas en muchos ayuntamientos con marcas consolidadas, como también Alternativa Mijeña o Participa Huelva.

Esta promesa de autonomía como gancho para aglutinar a tantas formaciones autónomas puede irse al traste si se ven en el corsé de una dirección nacional de Podemos que se ha mostrado inflexible en ceder prerrogativas a los territorios, como los nombres de las listas, y taxativa a la hora de fulminar a las corrientes internas rebeldes. Podemos Andalucía evita también la etiqueta de corriente Anticapitalista, para venderse como el andalucismo pionero de la transición que sugiere Rodríguez.

La ruta implica varias alternativas: Algunas candidaturas irán con su propia marca consolidada, pero bajo el paraguas de lo que llaman en Podemos ‘sujeto político’ y que puede ser una coalición u otro concepto; habrá candidaturas de confluencia con IU en municipios donde sea posible, pero no en otros; Y tercero, la fórmula se aplicará también a las elecciones autonómicas.

Fuentes de Podemos negaron que la marca buscada como paraguas sea Marea Andaluza, ya registrada en el Ministerio del Interior y que fue con la que concurrió Rodríguez a las primarias en Andalucía. IU la rechazó y ahora está a la espera de quePodemos acabe con la guerra de «logotipos» para concretar una confluencia de contenidos para la que, según Antonio Maíllo, hay buenas condiciones. «Esperemos que no se modifiquen», advierte.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos