Teresa Rodríguez: «Podemos no apoyará nunca un gobierno de concentración PP-PSOE-C’s en Cataluña»

Teresa Rodríguez, este pasado jueves en el Parlamento de Andalucía. /María Aguilar
Teresa Rodríguez, este pasado jueves en el Parlamento de Andalucía. / María Aguilar

Coordinadora de Podemos Andalucía. «En Andalucía, el sentimiento nacional ha estado muy vinculado a las cosas del comer», afirma la diputada de Podemos

Maria Dolores Tortosa
MARIA DOLORES TORTOSA

Teresa Rodríguez-Rubio (Rota, 1981), fundadora de Podemos y líder de este partido en Andalucía, habla de su posición sobre Cataluña en esta entrevista. Insiste en un referéndum pactado y confiesa que haría campaña para que Cataluña siguiera formando parte de España. Critica las encarcelaciones del Govern, pero califica de surrealista la huida de Puigdemont. Dice no estar de acuerdo con Bescansa y suaviza su distanciamiento de Urbán. También defiende un papel protagonista de Andalucía si se abre el melón territorial y se muestra contundente contra un estado asimétrico. Sobre la confluencia con IU, dice con rotundidad que sigue adelante. Deja en el aire si se postulará como candidata a la Junta, pero sus medias palabras delatan que está dispuesta a ello.

Usted se ha quejado de que no ha sido bien entendida en Andalucía sobre Cataluña.

– No es que no se entienda, es que se malinterpreta de forma sistemática y consciente con toda la artillería mediática del PSOE y del Gobierno de la Junta. Me han dejado alucinada los consejeros en sus cuentas de las redes sociales. Poner a tus consejeros a hacer un trabajo de oposición a la oposición a mí me ha llamado la atención.

Usted ha defendido el referéndum pactado, pero no ha modificado esa posición a pesar a de lo que ha ocurrido desde el 1-O. Al día de hoy ¿ qué debió haber hecho el Gobierno?

– Nosotros pusimos una solución  de diálogo hace años, si se hubiera acometido la solución del referéndum pactado no estaríamos aquí. Creo que incluso hubiera ganado el ‘no’, pero la gente habría podido expresarse. ¿Por qué ahora tengo yo que comprometerme aportando soluciones a este gobierno que ha dinamitado todos lo puentes de diálogo y solución? Tengo la impresión de que al PP le viene bien que siga el problema con Cataluña, así no hablamos de la Gürtel y Bárcenas, por ejemplo. Total, en Cataluña son una fuerza marginal, por eso les da igual.

¿Qué le parece que Puigdemont se haya fugado a Bruselas?

– Me parece un horror total. Es surrealista lo que estamos viviendo, pero también es tremendo encarcelar a un gobierno autonómico entero. Es un error .

¿Por qué?

– El que les lleva a prisión (preventiva) es el delito de rebelión. El propio redactor del artículo del Código Penal que describe el delito de rebelión, el exdiputado socialista Diego López Garrido, ha dicho con mucha claridad que no es aplicable si no hay violencia. La violencia en justicia no es simbólica, sino daño sobre las personas. Bueno, pues no yo, sino un militante del PSOE, redactor de esa reforma del Código Penal (entonces, en 1995, era diputado de IU), ha dicho con claridad que el delito de rebelión no es aplicable al gobierno catalán. Existen muchas dudas en el ámbito de la magistratura sobre esta imputación y, no lo olvidemos, quien acusa es un fiscal general del Estado reprobado por el Congreso por falta de independencia cuando salió a la luz el ‘caso Lezo’. Encarcelar a un gobierno electo en estas condiciones es humillar a un pueblo entero, perder aún más legitimidad en Cataluña y alejarnos de la solución. Lo que va a hacer es empeorar las cosas.

¿Cree que son presos políticos?

– Esa es la interpretación que se va a hacer en Cataluña.

¿Pero cree que han ido a prisión preventiva por motivos políticos o por infringir la ley?

– Yo digo que el motivo por el que han infringido presuntamente la ley es político y que eso hace que sea cualitativamente diferente a un político que incumpla la ley por meter la mano en el dinero público, por ejemplo. Son delitos diferentes y van ser percibidos de forma diferente, van a ser vistos en Cataluña como mártires y eso va a contribuir a no encontrar una solución a este conflicto a medio y largo plazo.

Noticias relacionadas

¿Qué va a pasar el 21 de diciembre? ¿Quién cree que va a ganar?

– Pues no lo sé, parece que la situación será muy similar a aquella de la que venimos. Ha sido una patada al balón.

- Podemos tendrá que mojarse.

–Como si Podemos no se hubiera mojado.

Me refiero a que si no hay mayoría clara y es decisivo el voto de Podemos, ¿con qué bloque estará, con los independentistas o los constitucionalistas en el Parlament?

– Si lo que me pregunta es si vamos a votar un gobierno de concentración estatal PP-PSOE-C’s, eso no lo vamos a hacer. Un gobierno de Inés Arrimadas, nunca, jamás.

«Encarcelar al Govern es humillar a un pueblo entero, empeorar las cosas y alejarnos de la solución» Prisión del Govern

«Me encantaría que Andalucía tuviera un papel protagonista como el que tuvo el 4D» Debate territorial

«No dejaremos gobernar al PPen Andalucía ni por acción ni por omisión» Gobierno en la Junta

Carolina Bescansa dice que Podemos no ha sabido explicar su posición con Cataluña y que parece haber hablado más a los independentistas que a los españoles.

–Creo que ha habido manipulación a espuertas con la crisis catalana y creo que una posición de matices era difícil de transmitir entre tanto ruido.

¿No está de acuerdo con Bescansa entonces?

– No, pero no pasa nada, me parece bien que lo diga.

Las últimas encuestas advierten de un vapuleo a Podemos por su posición sobre Cataluña ¿Qué reflexión hace de eso?

– Primero, las encuestas, incluso cuando nos van bien, las ponemos en cuarentena. Lo cual es bastante saludable. Por otro lado, está la necesidad de plantear que hay cuestiones de principios. Eso hay que explicarlo con mucha tranquilidad a la gente. En Podemos no vamos a decir por la mañana que se está en contra del 155, como hizo Margarita Robles en el PSOE, y por la tarde, como pasó, Pedro Sánchez dice que a favor. Yo no me fiaría de un aspirante a gobernante que por la mañana dice una cosa de un tema tan serio y por la tarde dice lo contrario, porque piensa que le puede ir mejor en las encuestas. Creo que a medio plazo hacer política de otra forma también es defender unos principios, tanto cuando se aceptan por los demás como cuando hay más dificultad. Cuando pasa esto hay que explicarlo un millón de veces.

Anticapitalistas

Sin embargo, en su partido ya hay diferencias por ese conflicto de Cataluña y no solo Bescansa. Usted misma se desmarcó de un comunicado de sus compañeros de Izquierda Anticapitalista que daba por válida la declaración unilateral de Cataluña como república.

– Ese comunicado no la proclamaba, pero como dejó espació a la ambigüedad quise dejar clara mi postura. Entre otras cosas, además, porque ante quien yo respondo es ante Podemos Andalucía, mis compañeros y compañeras me eligieron sabiendo de dónde yo venía con mucha claridad, pero orgánicamente me debo a Andalucía, eso lo tengo muy claro.

¿Le llamó Pablo Iglesias para que se desmarcara?

– No.

¿Cree que Podemos tendría que recriminarle algo a Urbán por ese comunicado?

– Fue una torpeza, quizás, pero considero que no era algo recriminable a Miguel. El comunicado en sí no era tan problemático como el espacio que dejó a la interpretación y que la prensa no tardó en rellenar

¿Teresa Rodríguez, está o no a favor de la independencia de Cataluña?

– Teresa Rodríguez está a favor de la democracia y del derecho a decidir en general de los pueblos. Existen herramientas en la propia Constitución del 78 para darle la voz y conocer la opinión de la gente. Es obvio que en Cataluña hay una demanda de autodeterminación que no existe en otras nacionalidades y regiones del Estado y eso ha abierto un conflicto muy profundo. Por tanto creo que debería darse la solución del referéndum pactado. Como no soy catalana, pues no votaría ese proceso. Yo soy partidaria de escuchar a la gente. Ojalá se quieran quedar.

Entonces, en un hipotético referéndum legal, ¿haría campaña para que Cataluña siguiera siendo parte de España?

– Sí, probablemente sí, claro. En una España diferente también. O sea, si se produjera un referéndum vinculante es porque habría primero uno consultivo y después se habría reformado la Constitución. Ese es el momento que me parece más interesante porque me gustaría poder debatir de otras cosas más importantes que de dónde ponemos las fronteras.

¿Como cuáles?

– Abrir los tres grandes candados de la transición: la cruz, la corona y el modelo territorial para empezar, pero también cómo garantizar el cumplimiento de los derechos recogidos en la Constitución que hoy son papel mojado, así como la conquista de nuevos derechos. También un nuevo reparto competencial que nos permita desde Andalucía tomar las riendas de nuestro futuro. Y proteger la soberanía popular, tan manida en estos días, frente a acuerdos de libre comercio que nos venden a las transnacionales. Es curioso que el mismo día que se votó el 155 se aprobó el CETA (Acuerdo de Libre Comercio con Canadá).

¿Cree que Unidos Podemos ha hecho bien no queriendo participar en el grupo de trabajo del Congreso sobre su reforma?

– Dicen los compañeros que la comisión tal y como está planteada es una pantomima.

¿Qué papel cree que debería desempeñar Andalucía cuando se abra el debate territorial?

– Me encantaría que tuviera otra vez un papel protagonista. Lo tuvo hace 40 años y creo que estamos en condiciones de ponerlo otra vez sobre la mesa. Para hablar además de lo que yo creo que es importante, no las fronteras, sino qué le damos de comer a nuestros niños y cómo es la calidad de las escuelas en las que estudian o lo bien que tratan a nuestros padres en los centros de salud y hospitales, las oportunidades de futuro de nuestros jóvenes. Andalucía fue capaz en su momento de que todo eso, que eran reivindicaciones sociales, vincularlo a la necesidad de un autogobierno que garantizara el futuro de la gente. Aquí el sentimiento nacional entre comillas ha estado muy vinculado a las cosas del comer. Casi 40 años de autonomía y no se cumplieron las expectativas. Hay que revalidar ese compromiso.

Se refiere al 4D.

– Exactamente, la gente sacó la verde y blanca, la bandera andaluza, para reivindicar un futuro para que los hijos no tuvieran que emigrar. Ahora me gustaría que Andalucía tuviera ese protagonismo. Debatir por qué 40 años después sigue estando en desventaja económica, de periferia, de subdesarrollo, entre las regiones europeas de menos valor añadido y más precariedad y un modelo productivo que pone en riesgo nuestro medio natural. Defender un país es defender también la supervivencia en el mismo.

¿Podemos Andalucía estaría a favor de que se le concediera un cupo vasco a Cataluña?

– Cataluña puede pedir lo que quiera. El problema es que el Gobierno del Estado tome decisiones arbitrarias económicas para resolver problemas que son de índole política, como ya hizo el bipartidismo (PSOE y PP) siempre con Cataluña, con Pujol, por ejemplo. Nosotros no estamos de acuerdo. Si la resolución de la crisis catalana va a ser a costa de repartir de forma asimétrica los recursos de todos y todas, no estoy de acuerdo para nada. Eso no tiene nada que ver con escuchar a los catalanes y saber cómo quieren construirse.

¿Le podríamos ver entonces de la mano de Susana Díaz para defender eso en Madrid?

– En su día tuvimos un debate sobre financiación autonómica y lo dijimos sin pelos en la lengua, que contaba con nuestro apoyo para defender un modelo de financiación autonómica justo para Andalucía, ¡claro que sí! Pero también hemos dicho que eso es incompatible con su política aquí, de pedir con una mano y agujerear la hacienda andaluza con la otra.

¿Se ha podido ralentizar la confluencia con IU en Andalucía por los acontecimientos de Cataluña?

– No. Cataluña no ha interferido nada. Tenemos la misma posición.

Con vista a las elecciones autonómicas, ¿cómo va? Había intención de que antes de final de año se hubiera definido.

– Va muy bien. No nos hemos puesto plazo.

¿Se llamará Unidos Podemos?

- No lo sé, lo más importante es el qué, lo que vamos a construir, cuáles son las premisas del proyecto.

En su discurso en la asamblea de IU que eligió a Maíllo coordinador andaluz, usted habló de generosidad. ¿A qué se refiere?

– Pues a no defender las estructuras, a pensar en el objetivo antes que en el partido. A construir una alternativa al PSOE en Andalucía que lleva cuarenta años (35 en realidad) con casos gravísimos de corrupción aunque no se hable de ellos y que siguen adelante, habiendo construido una estructura clientelar en muchos lados, y no haber conseguido la mejora permanente de los servicios públicos. Una alternativa a eso que no pase por el PP, es un reto enorme.

En el caso de que exista la posibilidad de gobernar PP y C’s o PSOE con Podemos-IU, ¿Qué haría?

– Hemos explicado siempre con mucha nitidez nuestra posición. Y es la siguiente: No queremos gobernar con un PSOE en minoría. No queremos que gobierne el PP. Por lo tanto, ¿cuál es la alternativa? Si depende de nosotros, en ningún caso va a gobernar el PP (en Andalucía). Seguiríamos en la oposición haciendo propuestas para mejorar las políticas que se hacen en el Gobierno, influir en él, como hace Ciudadanos ahora con el PSOE.

¿Cree que C’s ha acertado con esa fórmula de ejercer influencia en el Gobierno de la Junta, pero no quemarse con el Gobierno?

–Nosotros la defendimos desde el principio, pero el PSOE prefirió ser influido por C’s, algo que creo que le perjudica porque de alguna manera hace que se consagre a Susana Díaz como la líder del PSOE más de derechas.

Fotos

Vídeos