Teresa Rodríguez gira su estrategia con Díaz: Del «ni muerta» a aliada para que siga gobernando

Teresa Rodríguez./EFE
Teresa Rodríguez. / EFE

Marín lamenta que se le vea como «el malo de la película» por no apoyar la financiación cuando «hemos contribuido» a la estabilidad en Andalucía

Maria Dolores Tortosa
MARIA DOLORES TORTOSA

La coordinadora de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez, ha dado un giro de 180 grados a su estrategia de alianzas en Andalucía. Al menos respecto al PSOE. Un año después de espetar a la presidenta de la Junta que «ni muerta» se aliaría con ella en un gobierno, ayer le transmitió una oferta clara para negociar el Presupuesto de 2019 con dos objetivos, que no adelante las elecciones y rompa con Cs.

La negociación para el Presupuesto del próximo año aún está lejos, pero Teresa Rodríguez da por hecho que esta será el arma que utilice el partido naranja en Andalucía para provocar o no un adelanto electoral según le vayan indicando las encuestas, en las que ahora sube como la espuma. Rodríguez manifestó ayer en Sevilla estar convencida de que Ciudadanos «intentará forzar las elecciones» en Andalucía «con la excusa» de los Presupuestos. Siempre y cuando la presidenta de la Junta «se lo permita».

En este punto la dirigente de Podemos se ofreció a Díaz como alternativa al partido naranja, con el que el PSOE ha pactado y aprobado las cuentas de la Junta tres ejercicios seguidos. «Susana Díaz en cualquier momento puede negociar las cuentas con otras fuerzas», dijo para agregar que su partido está dispuesto a hacerlo.

Rodríguez realizó estas declaraciones en presencia del coordinador regional de IU, Antonio Maíllo, con el que cierra una confluencia electoral para las autonómicas y municipales con fecha tope de junio. En este sentido ambos afirmaron estar preparados para un adelanto electoral de las andaluzas a otoño, algo que puede producirse si Cs se niega a respaldar el Presupuesto de la Junta para 2019 y Díaz estima necesario adelantar unos meses las elecciones (estas tocan en marzo del próximo año) al verse obligada a la prórroga de las cuentas. Podemos, aseveró Rodríguez, también lo está para acordar con el PSOE las cuentas del próximo año, instando a Díaz a que «se quite de encima la hipoteca naranja» de Ciudadanos.

La propuesta de Rodríguez no es nueva. Ya la ha realizado otras veces, solo que ahora no parece un brindis al sol, sino que evidencia un interés propio. La misma Rodríguez recordó cómo han cambiado las relaciones con los socialistas en el Parlamento andaluz desde que dijo lo de «ni muerta» en junio del pasado año. Mencionó que su partido ha pactado con los socialistas el decreto de las 35 horas en la Junta y leyes como la de Senderos y LGBTI, pero sobre todo apeló al gran pacto de la izquierda en el Parlamento, al documento sobre la financiación autonómica que Díaz defenderá ante el Gobierno de Rajoy.

Lamento de Marín

Este acuerdo fue puesto en valor ayer por Rodríguez como prueba de que pueden haber «sucesivas oportunidades» para que el PSOE cambie de alianza política. «Estamos abiertos a llegar a nuevos acuerdos que favorezcan a la mayoría social y los servicios públicos esenciales, que cuestiona Ciudadanos», subrayó la dirigente de Podemos.

La oferta de Rodríguez coincide con un cierto distanciamiento de Cs con el PSOE tras no apoyar el primero el dictamen de financiación autonómica y defender los Presupuestos Generales del Estado. El portavoz de Cs, Juan Marín, lamentó que se le vea ahora «como el malo de la película» por haber sido el único partido que no ha respaldado el documento que reconoce que Andalucía está mal financiada y reclama 4.000 millones de euros anuales más. «Hemos contribuido a la estabilidad en Andalucía», se quejó Marín para añadir que seguirá apoyando al PSOE en las leyes del pacto de investidura acordadas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos