Susana Díaz apuesta por «restaurar la convivencia cívica» desde el respeto a la ley

Susana Díaz, durante el discurso. / EFE

La presidenta reclama en su mensaje de Fin de Año «reformas para mejorar, nunca para derribar lo que hemos conseguido» y advierte de que «Andalucía no será un pasajero más»

Lalia González
LALIA GONZÁLEZ

El quinto mensaje de fin de año de Susana Díaz como presidenta de la Junta de Andalucía, emitido anoche, tuvo su principal foco de interés en la crisis territorial abierta por el desafío independentista catalán. Susana Díaz muestra su confianza en que 2018 sea el año que «permita abrir una etapa que se caracterice por la restauración de la convivencia cívica» y reclama igualdad como requisito indispensable para el nuevo acuerdo territorial. La lectura en clave nacional prevaleció sobre el registro autonómico, en el balance de un año en el que la presidenta vio frustrada su candidatura a liderar el PSOE nacional, aunque no ha renunciado ha elevar su voz en defensa de la Constitución en nombre de la comunidad más poblada del país y en defender un sistema de financiación justo.

Tras mandar «un mensaje claro y nítido de afecto y de amistad» a los catalanes, la presidenta de Andalucía expresó el deseo de avanzar «desde la voluntad de acuerdo y necesariamente desde el respeto a las leyes democráticas que todos nos hemos dado. Fuera de las leyes no encontraremos nada bueno».

La presidenta eligió este año la ciudad califal de Medina Azahara, en Córdoba, como apoyo a la candidatura de éste a patrimonio de la Humanidad de la Unesco, pero también como símbolo de que «los enfrentamientos dentro de las sociedades solo traen discordias civiles». Por ello, indicó que España necesita reformas, «para mejorar, nunca para derribar todo lo que hemos conseguido los españoles durante este periodo de libertad».

Al respecto, Díaz advirtió de que «en esta singladura de cambios Andalucía no será un pasajero más». Porque «somos la comunidad donde viven más españoles» y por el legado del 4D y del 28F , la presidenta reafirmó su apuesta por la igualdad de derechos y de oportunidades, «condición imprescindible para una convivencia que se asiente en la evidente diversidad de España».

La presidenta urgió un nuevo acuerdo de financiación «a la mayor brevedad» que permita el acceso igualitario de los andaluces a los servicios de sanidad educación y dependencia, pues «por fin ya hoy todo el mundo empieza a reconocer» que Andalucía está discriminada en los recursos que recibe.

En clave autonómica, la primera mención de la presidenta fue para agradecer el trabajo del Infoca, en especial por el incendio del entorno de Doñana, para después recorrer las medidas de mejora de la educación, con especial mención a la gratuidad de las matrículas universitarias, «una medida pionera en España pero que está en sintonía con las políticas en vanguardia en el resto de Europa»

Sobre sanidad, uno de los puntos calientes de la acción de la Junta, Díaz admitió que «con casi 80 millones de actos médicos al año no está exenta de algún problema», pero proclamó que es «un orgullo y una garantía para todos los andaluces». La presidente destacó el aumento de recursos en el Presupuesto y la apuesta por la investigación, con logros como el ‘bebé medicamento’, el recién nacido libre de enfermedad hereditaria que ha permitido sanar a un hermano, que ya ha conseguido en dos ocasiones la sanidad pública andaluza.

La presidenta dedicó también un especial espacio en su discurso a la lucha por la igualdad de las mujeres y a denunciar la lacra de la violencia de género, reclamando «lo que haga falta» para acabar contra el terrorismo machista «incompatible con una sociedad simplemente decente».

Un buen año

Aunque aseguró que 2017 «ha sido un buen año para Andalucía», con estabilidad política, crecimiento económico y «conquistas sociales y culturales», y con 160.000 parados menos que en 2016, Díaz consideró necesario atender a quienes necesitan un mayor esfuerzo solidario y consideró «inasumibles» las actuales cifras de desempleo, a la vez que recordó a los trabajadores que no llegan a fin de mes y a los jóvenes, para que no tengan que verse obligados a marcharse.

La presidenta mencionó a empresarios, emprendedores y autónomos, elogió «su trabajo y fuerza de voluntad» y dijo que «gracias a la pujanza de nuestras empresas» Andalucía ha batido récord de exportaciones, en especial en los sectores agroalimentario, aeronáutico y tecnológico, a lo que unió la cifra histórica de 29 millones de turistas en este ejercicio. Susana Díaz tuvo asimismo un recuerdo para los agricultores, a los que garantizó su apoyo para hacer frente a la sequía.

La presidenta concluyó con el deseo de que el 2018 sea «un gran año para Andalucía».

Juanma Moreno: «Un discurso decepcionante para cerrar el año más triste»

El presidente del PP-A valoró que «2017 pasará a la historia como el año en que Díaz quiso irse de Andalucía y no pudo» para calificar el Mensaje de Fin de Año de «discurso decepcionante, a tono con el final de uno de los años más tristes de nuestro periodo autonómico», por la ausencia de la presidenta. Valoró que «los andaluces ya han mostrado su inconformismo y 2018 tiene que ser el año en el que se pongan las bases del cambio político que necesita esta tierra». Resaltó el «amago de autocrítica» en Sanidad como «un intento de tomarle el pelo a los andaluces. Es peor que no decir nada» y rechazó las críticas al sistema de financiación, que aprobó Zapaterocon el respaldo de la Junta, para calificar de «charlatanería» los objetivos políticos que «no aportan una sola propuesta en firme».

Teresa Rodríguez, que recordó también el intento de Díaz de hacerse con la secretaría general del PSOE, dijo que el mensaje es «irresponsable», «desconoce la realidad social» de modo «impropio de su cargo y resulta casi ofensivo el uso selectivo de cifras para maquillar una gestión del PSOE que agranda cada año la brecha social de Andalucía respecto al resto de España». Como Rajoy, dijo la líder de Podemos, Susana Díaz realiza una selección interesada de cifras que dibujan una Andalucía irreal» en las que «oculta que tres de cada diez andaluces son pobres».

Por parte de Ciudadanos, Juan Marín dijo que ha sido «un mensaje bastante conformista» y con «poca ambición», a pesar de la estabilidad proporcionada por su partido, y echó en falta mayor optimismo acerca de la seguridad jurídica y las garantías que ofrece la comunidad para los empresarios.

El líder de IU Andalucía, Antonio Maíllo, dijo que Susana Díaz «cada vez representa menos a la Andalucía real». «No puede demostrar con datos que 2017 ha sido un buen año con los niveles de paro y precariedad de nuestra comunidad». Echó en falta mención a la «vergonzosa situación» en Archidona y que no ofreciera Andalucía «como tierra de encuentro para abrir líneas de dialogo» en la crisis catalana.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos