Susana Díaz renovará su liderazgo andaluz con la bandera de la igualdad territorial

Susana Díaz sale de uno de los primeros autobuses electorales del PSOE andaluz.
Susana Díaz sale de uno de los primeros autobuses electorales del PSOE andaluz. / Efe

En plena polémica sobre la plurinacionalidad, Díaz defenderá su libertad de opinión frente a la tesis oficial de Ferraz en el 13 congreso del PSOE-A, que hoy comienza en Sevilla

Maria Dolores Tortosa
MARIA DOLORES TORTOSA

Susana Díaz renovará hoy su liderazgo en el PSOE andaluz con la bandera de la igualdad territorial en un congreso tranquilo al haberse desinflado el sector crítico alineado con las plataformas de seguidores de Pedro Sánchez en las primarias de junio. Los sanchistas desistieron de plantarle cara en las primarias andaluzas y sólo han logrado una mínima representación, 31 delegados de los 498 con derecho a voto, en el 13 congreso del PSOE andaluz que arranca hoy en Sevilla.

La composición de la ejecutiva regional que le acompañe y que dará a conocer esta tarde carece de gran interés, una vez que parece probable que mantendrá a Juan Cornejo y de alguna manera al portavoz parlamentario, Mario Jiménez, en su núcleo duro. Tampoco habrá sorpresa en el respaldo que reciba su gestión, probablemente más del 90% según lo visto en los congresillos provinciales.

Lo que suscitará atención y expectación será el reencuentro con Pedro Sánchez en la clausura del congreso el domingo después de su mal disimulada relación y la agria entrevista última en la cita federal de junio. Este reencuentro llama la atención sobre todo después que desde el PSOE andaluz se haya discrepado de forma abierta de la posición de Ferraz sobre el modelo territorial.

El congreso, en cifras

El 13 congreso regional del PSOE se celebrará en un hotel lleno de historia para el PSOE, el hotel Renacimiento de Sevilla. Aquí se han celebrado varias victorias electorales autonómicas y congresos, como el que enfrentó a Carme Chacón y Alfredo Pérez Rubalcaba en febrero de 2012. Al cónclave acudirán un millar de personas, de ellas casi 500 son delegados con derecho a voto. De los 498 delegados, 458 han sido elegidos por los congresos provinciales: 47 son de Almería; 49 de Cádiz; 39 de Córdoba; 66 de Granada; 33 de Huelva; 61 de Jaén; 62 de Málaga y 101 de Sevilla. Sólo 31 de ellos son sanchistas. Ninguno de los dirigentes andaluces afines a Pedro Sánchez (Alfonso Rodríguez Gómez de Celis y Quico Toscano) podrá votar al no ser delegados.

Díaz, que lleva varios días callada ante las tensiones en el PSOE sobre la propuesta de una España plurinacional defendida por Pedro Sánchez para aplacar el independentismo catalán, romperá este silencio bien hoy o mañana ante su secretario general.

Díaz reivindicará lo que siempre ha dicho, un modelo federal que garantice la igualdad de todos los españoles y que el PSOE no se embarque en ninguna deriva nacionalista porque su partido «nunca ha sido nacionalista», dicen en su entorno en clara alusión a la ‘declaración de Barcelona’ trabada por Sánchez y Miquel Iceta, secretario general del PSC. El PSOE andaluz ya ha mostrado su desacuerdo con que Ferraz coquetee con postulados de una España asimétrica que a la postre derive en una financiación desigual y perjudicial para las comunidades del sur frente a las del norte.

La ponencia marco que hoy irá a debate en el cónclave excluye cualquier referencia a la plurinacionalidad, aprobada en el congreso federal de junio, pese al intento de los sanchistas andaluces por introducirla como enmienda en los congresillos provinciales.

Posición oficial

Susana Díaz no cuestionará la posición oficial de su partido sobre la plurinacionalidad de la que hace gala Pedro Sánchez, pero sí defenderá con rotundidad el derecho a la libertad de pensamiento en el PSOE. «Lo contrario sería totalitarismo. Una cosa es respetar la posición oficial del partido y otra que no se pueda opinar», argumentan en el entorno de la presidenta andaluza. En ese sentido se opondrá a cualquier asimetría o posición «que vaya en contra de Andalucía» o de la igualdad de los ciudadanos por vivir según en qué autonomía, indican las mismas fuentes.

Un mensaje que puede hacer que Díaz, que salió muy tocada tras perder las primarias frente a Sánchez, vuelva a coger aire. En su círculo no hacen más que repetir que más de un 40% de la militancia socialista respaldó su tesis de la igualdad territorial en las primarias frente a Sánchez.

A ese porcentaje, al poderío del PSOE andaluz y a la Presidencia de la comunidad con mayor población y con el tercer PIB del país se agarrará Díaz para arrogarse legitimidad en el debate y que sus postulados sobre la igualdad territorial sean tenidos en cuenta.

Con este afán y bajo el lema ‘Andalucía, la fuerza socialista’, ha diseñado un cónclave para dar «un mensaje de su solidez y fortaleza» en el PSOE, siendo su federación más numerosa con 45.000 militantes y gobernando Andalucía durante 35 años. El verde y blanco de la bandera andaluza predominan en el salón que servirá de plenario y del que cuelgan grandes letreros con la palabra ‘Igualdad’. En este escenario deberá hablar Pedro Sánchez. Mensaje más directo, imposible.

En este contexto es importante una exposición, inaugurada ayer en el mismo hotel del congreso por Susana Díaz, que conmemora y recuerda los 40 años de la fundación de la Federación Socialista de Andalucía (FSA), más antigua que el PSC y germen del PSOE andaluz. La exposición recrea con grandes fotos y pequeños textos la historia en paralelo de lo socialistas andaluces con la autonomía andaluza. La muestra sirve de recordatorio de las movilizaciones de 1977 y el referéndum del 28F de 1980 que dio a Andalucía una autonomía plena igual que Cataluña y País Vasco. Es también un homenaje a los presidentes andaluces, todos socialistas, desde Plácido Fernández Viagas, en la Junta preautonómica, Rafael Escuredo, artífice del 28F, José Rodríguez de la Borbolla, Manuel Chaves, José Antonio Griñán y Díaz. También a Felipe González y Guerra.

Fotos

Vídeos