Susana Díaz presiona a Rajoy para un modelo de financiación de diez años

La presidenta de la Junta, Susana Díaz, durante la rueda de prensa tras el primer Consejo de Gobierno después de las vacaciones de verano. :: efe
La presidenta de la Junta, Susana Díaz, durante la rueda de prensa tras el primer Consejo de Gobierno después de las vacaciones de verano. :: efe

La presidenta busca el consenso a su propuesta de sindicatos, empresarios y líderes de la oposición, a los que cita en San Telmo mañana y el lunes

MARÍA DOLORES TORTOSA SEVILLA.

Susana Díaz ha situado como prioridad del nuevo curso político, o último trimestre del año, la aprobación de un nuevo sistema de financiación de las comunidades autónomas que garantice que todos los españoles reciban los mismos servicios vivan donde vivan y sobre todo que Andalucía deje de ser, junto a Valencia y Murcia, una de las comunidades peor financiadas. Convertirá este objetivo en su caballo de batalla política y presionará a Mariano Rajoy para que dé luz verde, como prometió en enero en la Conferencia de Presidentes, al acuerdo del sistema de reparto del dinero a las autonomías que la andaluza propuso ayer que tenga una duración de diez años.

En su primera comparecencia ante periodistas tras sus vacaciones de verano, Susana Díaz acusó al Gobierno de Rajoy de hacerse el remolón y como aperitivo de la presión ha citado a los dirigentes empresariales y sindicales este jueves y a los líderes de la oposición el próximo lunes en San Telmo para que juntos promuevan una propuesta de consenso que haga al presidente Rajoy mover ficha. Díaz calificó de «tomadura de pelo» la propuesta del ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, de constituir un equipo de técnicos para que analicen las propuestas elaboradas por el grupo de expertos y entregadas este pasado julio. Para Díaz, que considera el documento de los expertos un buen punto de partida, la idea de Montoro es una artimaña para una prórroga del actual modelo de financiación, caducado desde 2015.

Díaz no convoca una ronda de contactos con los líderes de la oposición desde la larga negociación de su investidura entre abril y junio de 2015, aunque sí ha recibido al portavoz de Ciudadanos, Juan Marín, en San Telmo como deferencia por el pacto que permitió su elección como presidenta. La cita con mayor intríngulis es la del líder del PP, Juanma Moreno, quien le ha reprochado varias veces que no reciba a la oposición como sí hacen otros presidentes autonómicos. Díaz pondrá a Moreno en el compromiso de adherirse a su causa por una nueva financiación autonómica o, de lo contrario, dejará en entredicho su cruzada por la mejora de la sanidad y educación públicas en Andalucía, su principal arma arrojadiza contra la socialista en su carrera a San Telmo. Casi el 80% del dinero transferido por el Estado a las comunidades autónomas se destina a sanidad, educación y servicios sociales como la dependencia. «Nos estamos jugando el Estado del bienestar, la prestación de los servicios públicos y la garantía de la igualdad de oportunidades entre los ciudadanos y eso no tiene demora posible», reiteró Díaz como argumento.

Anuncia una reunión con Zoido para diseñar una colaboración en materia antiterrorista

Moreno le recordó que el PP votó en contra del actual sistema auspiciado por Rodríguez Zapatero, aunque también es cierto que todavía gobernando éste, la Junta criticó el modelo de reparto del dinero.

Los gobernantes andaluces pronto se dieron cuenta que el sistema (basado en la cesión de impuestos) perjudicaba a Andalucía respecto a otras comunidades por la caída de la actividad económica y el paro y por desajustes en los mecanismos de compensación territorial. La Consejería de Hacienda ha cifrado en 5.522 millones de euros la pérdida de ingresos desde 2009. O lo que es lo mismo: «La diferencia entre las comunidades que más recibían y las que menos recibían era de 489 euros por habitante en 2009, mientras que en el último año cerrado esa diferencia asciende a 818 euros por habitante», resumió ayer la presidenta como ejemplo de la brecha de la desigualdad entre los territorios de España con el actual modelo.

El sistema que Díaz defiende es conocido: establecer un coste pro medio de los servicios públicos, variantes poblacionales añadidas, y conforme a ello cuadrar el dinero que las autonomías deben recibir para su cobertura.

Lucha antiterrorista

Susana Díaz, que también exigió a Rajoy un acuerdo sobre la jornada de 35 horas de los funcionarios, recurrida por el Gobierno al Constitucional, quiso mostrar su total respaldo al presidente en materia antiterrorista. Anunció una reunión con el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, para abordar una colaboración de todas las administraciones. Andalucía no tiene competencias policiales como Cataluña, pero Díaz dijo haberse ofrecido tanto al presidente, Mariano Rajoy, como al ministro para colaborar en lo que el Gobierno disponga. Díaz expresó su preocupación por Andalucía y el resto de España tras los atentados de Cataluña. «Sería una extraterrestre si no lo hiciera», aseveró.

Díaz que, según su entorno, salió espantada y preocupada de la «jaula de esteladas y pancartas» e insultos de grupos independentistas al Rey en la manifestación este sábado en Barcelona contra el terrorismo, calificó de «disparate jurídico y un engaño político» la ley del Gobierno catalán para iniciar el proceso de separación del Estado. Díaz dijo que Pedro Sánchez no hará otra cosa que estar del lado de la Constitución y el estado de Derecho en este asunto. También ironizó con que la cena secreta de Pablo Iglesias con Oriol Junqueras tras la manifestación no fuera retransmitida en «streaming», como Podemos ha exigido a PP y PSOE otras veces.

Más

Fotos

Vídeos