Susana Díaz pide en Bruselas que prime el territorio en la cohesión

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ayer en Bruselas en la sesión plenaria del Comité Europeo de las Regiones. :: efe/
La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ayer en Bruselas en la sesión plenaria del Comité Europeo de las Regiones. :: efe

La presidenta reclama ante el Comité de las Regiones una política de inversión más ambiciosa y muestra su preocupación por el Brexit y el populismo

L, G.-SANTIAGO SEVILLA.

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, defendió ayer ante el Comité Europeo de las Regiones (CDR) la posición andaluza ante el nuevo marco financiero de la UE 2020-2027. Díaz pidió que prime el criterio de dimensión territorial de las regiones europeas a la hora de adjudicar los fondos, un criterio que interesa especialmente a la comunidad, cuyo tamaño es superior incluso al de varios países de la Unión. También señaló las principales amenazas para la comunidad, entre las que citó el Brexit y el populismo de Trump, que levanta barreras arancelarias.

Díaz desarrolló una intensa agenda en su cuarta visita como presidenta a la capital comunitaria. Se inició con la asistencia a un homenaje al fallecido primer ministro de Portugal Mário Soares, acto celebrado en la Eurocámara al que asistieron, entre otras personalidades, el primer ministro luso, Antonio Costa, y el expresidente Felipe González.

Pero el principal argumento de su visita estuvo relacionado con los planes europeos en materia financiera, y en especial con el futuro de los fondos de cohesión que tienen gran importancia para el presupuesto de la comunidad. Los datos indican que Andalucía ha recibido en treinta años, desde la adhesión de España a la Comunidad Europea en 1986, unos 45.700 millones de euros en los distintos capítulos de ayudas. La salida de Gran Bretaña va a suponer un recorte de dichos fondos, pero también disminuirá por los nuevos criterios de reparto.

La presidenta, que intervino ante el pleno del Comité Europeo de las Regiones en dos ocasiones en el transcurso de la tarde, defendió las posiciones andaluzas y comenzó por pedir más dinero, «una política de cohesión más ambiciosa, con más inversión, que garantice la cohesión social y la cohesión económica», y que tenga en cuenta la dimensión territorial, para «dar lo mejor de nosotros mismos como regiones».

La presidenta andaluza citó también los principales desafíos: el Brexit, respecto al cual explicó la situación de los trabajadores campogibraltareños que trabajan en la Roca; la migración, que llega en gran medida a la frontera andaluza, y el auge del populismo, que concretó en la política proteccionista del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, con los nuevos aranceles a la aceituna negra andaluza, respecto a la cual consideró que representa una amenaza para el conjunto de las exportaciones agrícolas europeas.

Asimismo, la presidenta pidió que el Brexit no represente una reducción del presupuesto destinado a la PAC (Política Agraria Común) esencial también para el sector primario de la comunidad.

En otro sentido, la presidenta también defendió el fin de las políticas de austeridad y la construcción de una «Europa rentable socialmente», para que los ciudadanos «la valoren y se identifiquen con ella». A su juicio en los últimos años «se ha hablado mucho de macroeconomía y poco de las personas y es urgente curar las heridas que ha dejado la crisis». Citó entre los problemas más preocupantes el paro juvenil, especialmente crudo en la comunidad andaluza.

Mirar al Sur

Durante su reunión con el grupo socialista del CDR, previa a la intervención en el plenario, Susana Díaz defendió que la UE tenga «una mirada sensible a las regiones del Sur».

La presidenta se reunió también con el presidente del Comité de las Regiones, Karl-Heinz Lambertz, con quien firmó la adhesión de Andalucía a la Cohesion Alliance, un documento que defiende la cohesión como pilar fundamental de la UE y que suscriben gobiernos, entidades y organizaciones.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos