Susana Díaz y Picardo se alían para minimizar los efectos del Brexit en Gibraltar y Andalucía

Susana Díaz y Fabián Picardo, ayer en San Telmo./Julio Muñoz. Efe
Susana Díaz y Fabián Picardo, ayer en San Telmo. / Julio Muñoz. Efe

El principal objetivo es conseguir que la Verja siga abierta para los 13.651 trabajadores transfronterizos cuando la colonia británica deje de pertenecer a la UE

Maria Dolores Tortosa
MARIA DOLORES TORTOSA

Susana Díaz y Fabián Picardo acordaron ayer que sus gobiernos trabajen juntos para minimizar los efectos negativos en Andalucía y Gibraltar del Brexit (salida del Reino Unido de la Unión Europea). La presidenta de la Junta recibió en San Telmo por primera vez al ministro principal de la colonia británica y juntos coincidieron en convertir el Brexit en «una oportunidad» de cooperación y colaboración a ambos lados de la Verja.

Esta cooperación se traducirá en acuerdos sobre los asuntos que son competencia autonómica, como la sanidad, el turismo y planes de activación económica e industrial con el fin de dinamizar una de las comarcas con más desempleo de Andalucía. Por ello el principal objetivo de la reunión era estrechar lazos con un interés común, el de presionar a la Unión Europea para que el flujo de intercambio de trabajadores y bienes económicos entre el Peñón y poblaciones vecinas no se vea perjudicado una vez que Reino Unido salga de la UE de forma definitiva en diciembre de 2020 y no haya libre circulación de fronteras y sí nuevos aranceles.

Fabián Picardo expresó estar de acuerdo con la petición que ha hecho Susana Díaz en su última visita a Bruselas en noviembre para que Andalucía tenga una consideración «especial» respecto a Gibraltar en los acuerdos de las futuras relaciones tras el Brexit, una vez que se trata de la única frontera continental con Reino Unido. La presidenta de la Junta seguirá trabajando en esta dirección en la nueva visita a la capital de la UE que realizará la próxima semana.

«Si queremos contarnos chistes, nos lo contamos. Gibraltar solo va a discutir de soberanía con Reino Unido»

El impacto negativo del Brexit sobre la economía andaluza se calcula que podrá llegar a hasta el 1% del PIB en los próximos años, según datos de la Junta. Esta incidencia puede ser muy negativa para la economía del Campo de Gibraltar, una comarca con un alto paro y que depende mucho de la colonia británica. Hasta el punto que uno de cada cuatro trabajadores de la comarca tiene relación con Gibraltar. Picardo contabiliza hasta 13.651 trabajadores transfronterizos, que cruzan la Verja a uno y otro lado, de los cuales 8.167 son españoles de la zona.

El endurecimiento fronterizo pondría en riesgo estos empleos y también la economía de una zona en la que los gibraltareños gastaron en compra de bienes el pasado año 52 millones de euros, de los 80 millones en el conjunto de España. Además, los gribraltareños importan de España 430 millones de euros en bienes y servicios.

Un Brexit blando

«Yo trabajo para que no haya un Brexit duro para los ciudadanos de Gibraltar y de la zona y, en particular, para los que vienen a trabajar a Gibraltar», dijo Picardo. «La gran preocupación del Gobierno de la Junta es el futuro de los trabajadores andaluces. Ellos no tienen por qué pagar el Brexit», subrayó en la misma línea Manuel Jiménez Barrios.

El vicepresidente de la Junta, presente en la reunión, informó que el Gobierno de España ha estado al tanto de la entrevista de Díaz con Picardo y de lo que se ha hablado en ella. Jiménez Barrios conversó con el ministro de Exteriores, Afonso Dastis, antes y después del encuentro. Recordó además la lealtad institucional de Susana Díaz con el Gobierno en política exterior.

Este apunte es importante por la delicada situación de Gibraltar respecto a España una vez que deje de pertenecer a la Unión Europea. El Gobierno de España nunca ha dejado de reivindicar su soberanía y aunque ahora haya rebajado el tono por las negociaciones del Brexit cree tener la sartén por el mango cara al futuro. Por lo pronto ha conseguido que la UE le conceda derecho de veto a los acuerdos con Reino Unido respecto a Gibraltar.

En la reunión no se habló de los problemas de contrabando de tabaco y menos de la soberanía del Peñón, asuntos que competen al Gobierno central. «Si quiere que nos contemos chistes, nos lo contamos. Gibraltar no va a discutir su soberanía con nadie más que con Reino Unido», espetó Picardo a un periodista que le preguntó si había hablado de ello con Díaz.

La sartén por el mango

Si bien el jefe de Gobierno del Peñón no pudo reprimir dirigirse de alguna forma al Gobierno de España: «¿La sartén por el mango?, quien tiene la sartén por el mango es quien más riesgo tiene de quemarse», respondió cuando se le preguntó por el veto en la negociación del Brexit.

Díaz y Picardo salieron satisfechos de una reunión «cordial» y convencidos de haber abierto una nueva etapa en las relaciones de Gibraltar y Andalucía, muy enrarecidas en los últimos años por conflictos pesqueros. «Me voy con una nueva amiga política», llegó a decir Picardo de la presidenta andaluza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos