Susana Díaz manifiesta que la negociación con C’s sobre presupuestos esta muy avanzada

Susana Díaz ayer en San Telmo con jóvenes participantes del congreso anual europeo por la educación celebrado en Sevilla/Efe
Susana Díaz ayer en San Telmo con jóvenes participantes del congreso anual europeo por la educación celebrado en Sevilla / Efe

Hacienda hace números que garanticen buena inyección a sanidad, educación, dependencia e impulso económico antes de dar el sí al millón de euros exento en el impuesto de sucesiones

Maria Dolores Tortosa
MARIA DOLORES TORTOSA

La presidenta de la Junta, Susana Díaz, insinuó ayer que la negociación de su gobierno con Ciudadanos está muy avanzada y el acuerdo sobre el Presupuesto de la Junta de Andalucía para 2018 «no tardará mucho». Díaz, sin embargo, no quiso desvelar si ese acuerdo incluye la aceptación de subir al millón de euros la exención del impuesto de las herencias y donaciones a familiares directos, padres, hijos y cónyuges, condición sin la cual C’s ha dicho que no respaldará en el Parlamento las cuentas públicas. «Las negociaciones no se retransmiten, cuando esté el resultado lo haremos público, pero creo que ya no tardará mucho», respondió.

Tanto Susana Díaz, en una entrevista ayer tarde en la ‘Ser’, como el secretario de Organización del PSOE-A, Juan Cornejo, en rueda de prensa por la mañana, subrayaron que la aprobación del Presupuesto de la Junta para el próximo año es «una prioridad». «Andalucía se juega mucho», aseguró la presidenta, apelando una vez más a la estabilidad política de esta Comunidad. También dejó ver que no le interesa más interlocutor que Ciudadanos, considerando poco creíbles las ofertas del líder del PP-A, Juanma Moreno, y de Podemos.

Con este propósito, la consejera de Hacienda y Administración Pública, María Jesús Montero, mantuvo conversaciones este fin de semana con el portavoz del partido naranja, Juan Marín, que continuarán a lo largo de esta semana. El acuerdo podría estar cerca, si bien desde C’s se aseguraba ayer a este periódico que el Gobierno de Díaz aún no ha confirmado si acepta la condición del millón de euros.

«La mayoría no paga este impuesto, sino la plusvalía, pero la derecha lo ha demonizado»

El partido naranja se muestra inflexible con esta cantidad, pese a los intentos de Montero de convencerle de bajar el tope citado. En la primera reunión el pasado agosto, la consejera de Hacienda se mostró dispuesta a subir el máximo exento de 250.000 euros aplicado este año a 500.000 euros además de modificar otra vez los cálculos del salto de las cantidades bonificadas a las de pago, pero C’s no cedió. Para Marín es muy importante lograr este objetivo, ya que haría que Andalucía fuera la primera comunidad en la que su partido conseguiría aplicar una de sus propuestas estrella en todo el territorio nacional.

Según C’s la bonificación de las herencias directas de hasta un millón de euros restaría solo 180 millones de euros de los ingresos a las arcas andaluzas. La condición que Susana Díaz ha puesto a Montero es que a la hora de hacer números con C’s sobre el impuesto de sucesiones quede garantizada una buena inyección a sanidad, cuya gestión por la Junta ha sufrido un desgaste ante la opinión pública a raíz de las mareas del pasado enero.

En el actual ejercicio uno de cada tres euros del Presupuesto en ejercicio se destina a sanidad, diez mil millones de euros. La presidenta explicó en la ‘Ser’ sobre la demanda de Ciudadanos que hay que analizar los ingresos y los gastos para garantizar «una sanidad y educación de primera», la dependencia, el estímulo económico y la creación de empleo. A partir de ahí, se negociará, apuntó sin querer dar más detalles.

C’s asegura que los números cuadran, ya que la Junta llegó a incrementar hasta 600 millones de euros los ingresos en 2016 por actividad económica, cuando ya se había rebajado un punto el IRPF.

Díaz reiteró su opinión de que el impuesto de sucesiones ha sido «demonizado por la derecha», de tal forma que mucha gente cree que lo paga cuando no es así, cuando lo que está pagando es la plusvalía de una vivienda, un impuesto, recordó, que se abona a los ayuntamientos, no a la Junta. Acusó al PP por ello de una «campaña irresponsable de algunos que quieren defender siempre los intereses de los de toda la vida». También dijo que es la única presidenta autonómica que ha rebajado este impuesto esta legislatura.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos