Susana Díaz dice que no se bonificará el impuesto de sucesiones «a millonarios»

La presidenta andaluza durante su intervención
La presidenta andaluza durante su intervención / EFE

Moreno abronca a la presidenta por la foto de una anciana que esperó ocho horas en un pasillo de urgencias en Sevilla

Maria Dolores Tortosa
MARIA DOLORES TORTOSA

Susana Díaz y el líder de la oposición, Juanma Moreno, protagonizaron un agrio debate en la sesión de control a la presidenta del último Pleno del Parlamento antes de las vacaciones. La bronca, ya usual cada quincena, sirve de epílogo a siete meses extraños en la política andaluza debido a la atención y tensión por el frustrado ascenso de Díaz a la política nacional. Apenas hubo mención a ello, pero el presidente del PP-A logró llevar a su terreno los asuntos que más escuecen a una presidenta «centrada» del todo ahora en Andalucía: la críticas a la sanidad y educación públicas y la bonificación del impuesto de sucesiones. Asuntos de los que Moreno ha hecho bandera metido de lleno en su carrera a San Telmo.

Un día después de que la mayoría de izquierdas del Parlamento rechazara por tercera vez la propuesta del PP de bonificar el 99% del impuesto a las herencias familiares, Moreno se mostró convencido de que la presidenta «ha perdido la batalla» del citado tributo estatal cedido a las comunidades. «Va a tener que tragarse sus propias palabras cuando decía que es un impuesto para los ricos, porque lo va a tener que reformar consciente de que afecta a miles de familias andaluzas que no son ricas».

Moreno alude de esta forma a la presión de Ciudadanos para respaldar los Presupuestos de la Junta de 2018. Aún no se conoce en qué va a quedar el acuerdo de C’s con el PSOE, pero Susana Díaz dio una pista al replicar a Moreno que en Andalucía «los millonarios en euros» van a pagar el impuesto de sucesiones «y los que hagan falta». C’s incluyó en su programa electoral la bonificación de este impuesto a los que hereden más de un millón de euros.

El portavoz de C’s, Juan Marín, le había recriminado antes que la mayoría de los 350 millones de euros recaudados en 2016 en concepto de fraude fiscal proviene de las liquidaciones del impuesto de sucesiones. «¿Estamos luchando contra el fraude o contra los que de buena voluntad van a pagar?», inquirió.

El presidente del PP-A, Juanma Moreno / EFE

Moreno logró el golpe de efecto con una foto que ha corrido por periódicos de Sevilla y redes sociales, la de una anciana de 96 años, Claudia, que esperó ocho horas para ser atendida en un pasillo de las urgencias del hospital Valme de la capital andaluza. La imagen fue tomada por su nieto de nacionalidad francesa el lunes para denunciar el caso.

Díaz, que reconoció carencias en algunas urgencias, lamentó que Moreno hiciera de «tertuliano» y sacara «fotografías indecentes», lo que, en su opinión, da cuenta de su «talla política». «Lo indecente es tener a una anciana en una situación difícil en los pasillos de urgencias», replicó el líder del PP. «Dígale a la familia que usted está apoyando a Montoro y a Rajoy para quitar mil millones de la sanidad pública», contestó la presidenta, aludiendo con otra foto a cómo la sanidad privada – que en su opinión es la que defiende el PP donde gobierna– se está yendo a manos extranjeras.

El rifirrafe sobre el balance del periodo de sesiones incluyó insultos: «Probablemente el periodo más estéril para los andaluces de la historia democrática de Andalucía», dijo Moreno recordando las protestas sanitarias de enero y tildando a la presidenta de «lady bronca» para «tapar su ineficacia». Díaz le replicó que «la marca de su casa es el cinismo y el desahogo, además de la nada». La presidenta defendió su gestión con cifras económicas: 2,9 millones de ocupados, 76.000 personas más de alta en la Seguridad Social y un descenso del 8% del paro.

Turismo

Unos datos positivos que en parte se deben al turismo: Aportan a Andalucía 19.200 millones de riqueza y emplea a 372.000 personas, informó Díaz en el debate con Antonio Maíllo. El líder de IU advirtió de una burbuja turística como la del ladrillo antes de estallar la crisis en 2009. «El turismo no puede crecer más», dijo advirtiendo de la precariedad y mala calidad del trabajo por las reformas laborales de Zapatero y Rajoy y exigiendo a la Junta que hiciera algo al respecto. Díaz utilizó los datos para pedir a Maíllo que no haga una «causa general» contra un sector que tanto aporta a la economía andaluza. Recordó que las ayudas de la Junta a las empresas primarán el empleo fijo y de calidad.

Fotos

Vídeos