Susana Díaz defiende la honestidad de Chaves y Griñán

Susana Díaz, en el pleno de ayer. :: efe/
Susana Díaz, en el pleno de ayer. :: efe

Moreno le acusa de «borrarlos» del PSOE-A y la presidenta le replica que «no ganará en los juzgados lo que pierde en las urnas»

L.GLEZ.-S. SEVILLA.

El inicio del juicio del 'caso ERE' planeó sobre la sesión de control en el Parlamento andaluz y dio pie a un agrio debate entre la presidenta de la Junta, Susana Díaz, y el presidente del PP-A, Juanma Moreno. La primera defendió por tres veces la «decencia y honestidad» de los expresidentes Chaves y Griñán, mientras el líder de la oposición le reprochó que lo haga después de haberles «borrado» del PSOE-A y no invitarles a actos como el del 4D. Díaz aludió a los «bolsillos oscuros» de Moreno y le emplazó a recordar a Javier Arenas: «Nunca ganará en los juzgados lo que su partido permanentemente seguirá perdiendo en las urnas».

La sesión fue alborotada, plagada de interrupciones y de acritud. Las palabras de Moreno acerca de la ausencia de los expresidentes de los actos oficiales fue calificadas de «mezquinas» por el consejero de Cultura, Miguel Ángel Vázquez, y las filas populares estallaron en quejas, mientras que tanto Moreno como su portavoz, Carmen Crespo, reclamaron un turno de defensa ante las acusaciones de Díaz, que el presidente de la Cámara, Juan Pablo Durán, negó.

Moreno, que preguntaba sobre el empleo juvenil, sacó a relucir el juicio de la 'pieza política' de los ERE, para decir que Díaz, que ya en la respuesta anterior a Teresa Rodríguez había defendido por primera vez la honorabilidad de los expresidentes, sólo «se defiende a sí misma como siempre ha hecho a lo largo de su vida política y lo saben bien sus propios compañeros y por eso no la quisieron», en alusión a las primarias del PSOE. Además, el líder del PP-A, que dijo que no tenía intención de sacar el tema, aceró su crítica al recordar: «Usted ha matado a Chaves y a Griñán para defenderse a sí misma» que el primero dijo al segundo, tras reclamarle Díaz las actas, «Pepe, Susana nos ha matado», acogido con bronca desde los escaños socialistas.

El martes se aprueba la renta básica para que entre en vigor el 1 de enero próximo

La presidenta de la Junta, visiblemente molesta, respondió a Moreno que para no querer hablar del tema «lo trae hasta escrito» y le reprochó su «cinismo político, indigno». Susana Díaz pidió respeto para Chaves y Griñán, dos «personas decentes y honestas» y calificó de burdo compararles con los casos de corrupción del PP, citando a los expresidentes autonómicos Francisco Camps e Ignacio Gonzalez y al extesorero del PP Luis Bárcenas.

Susana Díaz también sacó la espada al decir que Moreno y ella no son iguales. Sus diferencias están en el cristal, dijo, «Yo tengo los bolsillos de cristal, todo el mundo sabe lo que tengo y lo que entra en mi casa. Usted tiene la mandíbula de cristal y los bolsillos más oscuros que los míos».

Por último, le recomendó que se grabe «a fuego» la lección que debería haber aprendido del expresidente del PP-A Javier Arenas: «No se gana en los juzgados lo que no se gana en las urnas», dijo. Acusó al PP de «querer manchar la imagen de las personas y de Andalucía, pero los andaluces saben muy bien quién defiende a esta tierra, y quien utiliza la «mentira, la calumnia y hacer daño al contrario desde la cobardía de no haber ganado nunca la confianza de la gente».

En la réplica a Teresa Rodríguez, la líder de Podemos, que preguntó por las medidas de la Junta contra la corrupción, la presidenta defendió tanto a Chaves y a Griñán como al exconsejero Luciano Alonso, recién absuelto por el TSJA de falsedad documental en nombramientos, los funcionarios de Aznalcóllar, los de la formación y en «los miles de empleados públicos y representantes políticos elegidos por los andaluces». La presidenta se mostró segura de que la Justicia «pondrá las cosas en su sitio» y «muchos tendrán que pedir perdón».Rodríguez reclamó a la presidenta que tome medidas contra la corrupción para evitar que se repitan casos como este que «nos avergüenza».

Renta mínima

La presidenta anunció que el Consejo de Gobierno del próximo martes aprobará el decreto sobre la renta mínima de inserción para que entre en vigor el 1 de enero. Tendrá una dotación económica de 198 millones y beneficiará a unas 45.000 familias. Oscilará entre los 419 y 779 euros, con un calendario de aplicación y que no tendrá en cuenta otro tipo de ingresos, como los de orfandad o alimentos.

El portavoz de Izquierda Unida, Antonio Maíllo, le reclamó concreción en esta medida, advirtió contradicciones en las cifras y alertó de la supresión de otros programas de ayudas.

La sesión abordó también, a pregunta de C's, la financiación autonómica y Díaz instó a Marín a pedir al Gobierno de Rajoy que mejore el tratamiento a Andalucía.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos