Susana Díaz busca resucitar la movilización del 4-D de 1977 ante el nuevo conflicto territorial

Susana Díaz, en la reunión ayer con el grupo socialista. /J. M. Vidal. Efe
Susana Díaz, en la reunión ayer con el grupo socialista. / J. M. Vidal. Efe

Insta a la oposición a una alianza como la de hace 40 años y advierte a los que defienden un Estado de dos velocidades: «Nadie nos va a llevar a la preautonomía»

Maria Dolores Tortosa
MARIA DOLORES TORTOSA

La historia de la autonomía andaluza cuenta con dos 4 de diciembre como fechas míticas, los de 1977 y 1978. En el primero fueron las movilizaciones de miles de andaluces en las calles clamando por una autonomía para Andalucía, que se recuerda sobre todo por la muerte de un disparo de Manuel García Caparrós en la manifestación de Málaga. En el segundo, once partidos, desde la derecha a la izquierda, convocados por el socialista Plácido Fernández Viagas, firmaron el llamado Pacto de Antequera en esta ciudad el que se comprometían a conquistar la autonomía en el tiempo más breve posible. El PSOE siempre reivindicó este último 4D más que el primero, pero ahora Susana Díaz busca resucitar el espíritu de aquellas movilizaciones de las que se cumplen 40 años y la alianza de los partidos en Antequera ante una previsible reforma del modelo de Estado para sofocar el órdago separatista de Cataluña.

En su intervención ayer ante el grupo socialista en el Parlamento, Susana Díaz reiteró el respaldo al Gobierno «sin titubeos ni dudas» en el conflicto de Cataluña, que volvió a calificar de «disparate jurídico» y «engaño político». Díaz ligó el debate territorial de España con la demanda de un nuevo sistema de financiación para las comunidades autónomas, que señaló como uno de los dos objetivos del nuevo periodo de sesiones además de la aprobación del Presupuesto de la Junta para 2018.

«Somos herederos del 4-D y del 28-F y nadie nos va a llevar a otro terreno. Nadie nos va a llevar a la preautonomía ni a la España de dos velocidades», dijo Díaz en alusión a las movilizaciones de 1977 y al referéndum de 1980 que marcó la igualdad en teoría para todos los territorios de España. El mensaje parecía ir dirigido a su secretario general, que busca liderar una solución a Cataluña con una comisión específica en el Congreso. El PSOE andaluz recela de que Sánchez y el PSC apuesten por una España asimétrica. Díaz se enojó esta pasada semana porque Pedro Sánchez hablara de un estado federal de naciones como España, País Vasco, Cataluña y Galicia, obviando la historia de Andalucía, única comunidad que logró su autonomía plena mediante un referéndum, que la presidenta andaluza recalcó ayer como «constitucional» a diferencia del de Cataluña.

Teresa Rodríguez se queda sola defendiendo que se legalice el referéndum del 1-O

Susana Díaz también pidió a los partidos andaluces «altura de miras» para consensuar una posición común del modelo de financiación para defender ante el Gobierno central. Ayer se constituyó un grupo de trabajo para ello en el Parlamento. «¡Qué momento mejor para llevar a cabo este acuerdo que en la víspera del 4 de diciembre, de la celebración de los cuarenta años de los que Andalucía sale a la calle a reivindicar dignidad, su igualdad, lo que era justo, lo que era de los andaluces», exclamó.

Este afán por resucitar el 4D fue criticado por la coordinadora de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez, quien interpreta que Díaz se aferra a esta efemérides para dejar evidencia de sus diferencias con Pedro Sánchez sobre el modelo de Estado. «Durante muchos años el Gobierno socialista no ha mostrado ningún interés por el 4-D y ahora parece que quieren arrancarnos esa bandera de Andalucía a nosotros que la hemos cogido con fuerza», manifestó.

Rodríguez, que pide más competencias y autonomía para Andalucía, interpelará hoy a la presidenta sobre sus diferencias con Pedro Sánchez sobre la solución para Cataluña. Pero la dirigente de Podemos también acarrea discrepancias con otros dirigentes de su partido, incluido Pablo Iglesias. Rodríguez rechaza la intervención de la Fiscalía y el Tribunal Constitucional y aboga por que se reconozca la legalidad de la consulta del 1 de octubre para que los catalanes «decidan si quieren quedarse o no en España». En este aspecto se queda sola en Andalucía, ya que Izquierda Unida defiende el derecho a decidir de los catalanes, pero sostiene que la convocatoria del 1-O no ofrece garantías.

El tema catalán sobrevuela el primer Pleno del Parlamento. El PP pretende una declaración institucional sobre Cataluña, pero esta debe ser por unanimidad y es algo que se prevé difícil. El portavoz de C's, Juan Marín, presentó una proposición no de ley similar a la de otros parlamentos en la que insta al andaluz a respaldar al Gobierno frente a los secesionistas catalanes.

Más

Fotos

Vídeos