Susana Díaz acusa a Rajoy de pasarse «por el arco del triunfo» el pacto de financiación

La presidenta andaluza, durante la entrevista en Radio Sevilla./SUR
La presidenta andaluza, durante la entrevista en Radio Sevilla. / SUR

La presidenta cree que el jefe del Ejecutivo no tiene interés en reformar el sistema y anuncia que «Andalucía levantará la voz»

Lalia González
LALIA GONZÁLEZ

La presidenta de la Junta, Susana Díaz eleva el tono contra el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, al que acusa de «pasarse por el arco del triunfo» el compromiso de reformar la financiación autonómica antes de fin de año, como prometió en la última Conferencia de Presidentes. Díaz dijo, en una entrevista en la Cadena SER, que Andalucía «levantará la voz» y que «escuchando a Andalucía se escucha a todas las nacionalidades de España».

La presidenta instó a Mariano Rajoy a «ponerse a currar» y hasta le acusó de «no ser de fiar». El jefe del Ejecutivo, dijo, «no tiene voluntad política. Cuando tiene prisa las cosas le salen a tiempo y cuando no la tiene las deja dormir y en el olvido. Con la financiación ha incumplido su palabra y no hay nada peor para un político que no ser de fiar. Se ha pasado el acuerdo de la Conferencia de Presidentes por el arco del triunfo».

La presidenta emplazó a Rajoy a «construir un país donde no se enfrenten territorios y ciudadanos» y a la vez «abrir un diálogo con todas la comunidades, con todos los partidos para que la reforma constitucional abra un horizonte de esperanza». El camino de «enfrentar territorios, del agravio y las prebendas es una mal camino» para España, por lo que ha instado a Rajoy a que «se ponga a currar» y presente la reforma a principios de enero.

Díaz defendió como «única vía posible» de la crisis territorial la reforma constitucional «entre todos», con un consenso similar al de la Constitución del 1978, «en la que todos los territorios se sientan parte de un proyecto colectivo y compartido». Defendió que aunque hay que reformarla, la Constitución del 78 «ha respondido para proteger al país y la democracia».

«Chaves y Griñán han recibido ataques salvajes durante muchos años»

Interpretó que tras las elecciones catalanas, Díaz dijo que los resultados son «malos para España» y «alargan la incertidumbre» e interpretó que el descenso del voto a a PP y Podemos es un «castigo a lo más radical y polarizado». En cuanto al PSC, admitió, «como dijo el propio Iceta», que «no ha cumplido las expectativas» y evitó criticar a Pedro Sánchez, diciendo que «ellos están analizando los resultados».

La presidenta insistió en su defensa del Estado de Derecho y de la Constitución, de la independencia judicial ante el procesamiento a los líderes del procés, que «sabían lo que estaban haciendo».

Preguntada por el caso ERE, Susana Díaz reconoció que «ha habido irregularidades», pero defendió con vehemencia la honestidad y honradez de los expresidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán, de quienes dijo que han sufrido «muchos años de un ataque salvaje».

La presidenta indicó que «hemos tenido que poner controles nuevos» para las transferencias de financiación, sobre las que dijo que también se usaban en otros territorios, o abrir el portal de transparencia, pero aseguró que tras haber sido investigados tanto los expresidentes como el PSOE «nadie ha podido decir que se hayan llevado un duro». Rechazó la comparación con «Granados, Bárcenas, Rato en el yate» e insistió en que hay quien «ha querido ganar en los juzgados lo que no ha ganado en la urnas».

Por otra parte, Susana Díaz reconoció que ha sido un año «duro y difícil», y que tras su derrota en las primarias «estoy feliz en una tierra que me da el cariño, la fuerza, me muestra el camino correcto» y rechazó que vaya a adelantas las elecciones autonómicas, un rumor que atribuyó a las malas encuestas del PP-A.

Enfatizó que el Consejo de Gobierno de hoy ratificará el plan acordado con los sindicatos para cumplir la sentencia que derogó las 35 horas, aseguró que «no es verdad que estemos haciendo trampas» al instaurar 2,5 horas no presenciales y acusó de «irresponsabilidad» del PP andaluz y del Gobierno de Rajoy por «poner piedras en el camino» para intentar evitar que otras administraciones también pongan en marcha esta jornada laboral.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos