Susana Díaz acude hoy al Comité de las Regiones de Bruselas entre críticas de Cs

Lalia González
LALIA GONZÁLEZ

El presidente y portavoz del grupo parlamentario de Ciudadanos (Cs), Juan Marín, eleva el tono de su queja contra el Gobierno andaluz. Tras criticar la entrevista que la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, mantuvo con el ministro principal de Gibraltar, ayer censuró el viaje institucional que la presidenta realiza a Bruselas, porque cree que invade ámbitos que no son de su competencia, al ser cuestiones de política internacional.

Marín criticó también que la presidenta no les ha informado del mismo: «sólo nos consulta cuando tiene que sacar iniciativas o presupuestos adelante, pero de lo demás nos enteramos por los medios y no creo que sean las formas porque después en el Parlamento, a la hora de tomar una decisión, tiene que contar con los votos de Cs».

Para Marín, «son relaciones de ámbito internacional y no sé hasta qué punto un presidente de la Junta tiene autonomía suficiente para ir a negociar los asuntos que Susana Díaz vaya a negociar a Bruselas», ya que corresponde al Gobierno de España la relación con la UE. Piensa que la presidenta puede «interferir» en los acuerdos de éste con terceros, como ya censuró en el caso de la entrevista de Díaz con Picardo.

La presidenta viajó ayer a Bruselas, donde hoy desarrollará una intensa agenda de trabajo que incluirá una reunión con el grupo socialista del Parlamento Europeo, la asistencia al premio Mario Soares y la intervención ante el pleno del Comité Europeo de las Regiones, una entrevista con el presidente de organismo, Karl-Heinz Lambertz, y la firma de la Alianza por la Cohesión. El comité es un organismo consultivo integrado por representantes de las administraciones locales y regionales y la presidenta participará en el debate sobre el futuro de la UE que éste lleva a cabo.

Será la cuarta visita de Susana Díaz a la capital comunitaria y, aunque fuentes gubernamentales dijeron que no se prevé que aborde asuntos concretos de interés andaluz, como los aranceles a la aceituna negra o la situación de Doñana, una reclamación que le hizo Izquierda Unida, sí pretende llevar la voz de la comunidad a las instituciones comunitarias, sobre todo en materia de financiación y de fondos de cohesión.

En este sentido, el vicepresidente andaluz, Manuel Jiménez Barrios, dijo que Díaz defenderá «una convergencia económica y territorial verdadera, que debe conllevar una convergencia social y laboral, con empleos dignos que posibiliten competir en calidad», así como un cambio de rumbo en la política de austeridad implantada en Europa, hacia «la solidaridad y la igualdad», ante el incremento de la desigualdad registrado a consecuencia de la crisis.

Jiménez Barrios insistió en que la presidenta «defenderá los intereses generales de Andalucía», porque la comunidad «necesita ser oída, atendida y correspondida en las instituciones europeas, a las que se presenta con el aval de la estabilidad y tras haber hecho sus tareas y sus deberes».

Respecto a las críticas de Ciudadanos, Jiménez Barrios aseguró que no hay alarma por el «cambio de actitud» de Marín y que continúa la «lealtad» en el acuerdo por el que el partido naranja apoya los Presupuestos de la Junta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos