Susana Díaz se acerca a Podemos dando oxígeno al alcalde de Cádiz

Efusivo saludo ayer tarde en San Telmo entre Susana Díaz y el alcalde de Cádiz./Raúl Caro. Efe
Efusivo saludo ayer tarde en San Telmo entre Susana Díaz y el alcalde de Cádiz. / Raúl Caro. Efe

«La presidenta y yo nos hemos mirado y nos hemos reconocido», declara José María González tras el segundo encuentro de ambos

Maria Dolores Tortosa
MARIA DOLORES TORTOSA

Susana Díaz y el alcalde de Cádiz, José María González 'Kichi', mantuvieron ayer tarde su segundo encuentro institucional en un año. Esta vez en el palacio de Sal Telmo en Sevilla, sede de la Presidencia de la Junta. En la reunión solo se habló de asuntos locales de Cádiz, pero el grado de satisfacción mostrado por el regidor de Podemos y el vicepresidente de la Junta, Manuel Jiménez Barrios, a su término dejaron evidencias de una sintonía que cara al futuro puede no ceñirse solo al ámbito de las relaciones institucionales. A un año de las elecciones autonómicas y municipales, el oxígeno dado por la presidenta de la Junta al alcalde de Cádiz, con más de 55 millones de euros para proyectos de su ciudad, deja evidencia de un intento de acercamiento con Podemos o, al menos, de sembrar para recoger por lo que pueda venir.

El encuentro se produce en una semana en la que PSOE y Podemos, junto a IU, han exhibido entendimiento sobre la propuesta que debe defender Andalucía en financiación autonómica. Un posible acuerdo que podría dejar fuera no solo al PP, sino también a Ciudadanos, y que escenificaría por primera vez esta legislatura una alianza de los partidos de izquierda en Andalucía.

En este contexto se produjo ayer la entrevista de la presidenta con el regidor de Cádiz, aunque no hay que olvidar que las relaciones de Susana Díaz con Podemos han sido y siguen siendo tensas y difíciles, especialmente con su líder, Teresa Rodríguez, pareja de Kichi. Aunque haya habido algún que otro acuerdo puntual en el Parlamento, la tirantez ha sido constante y la mala sintonía de las dos dirigentes una evidencia en todas las sesiones de control al Gobierno. Rodríguez llegó a escribir la pasada semana en las redes sociales haber salido «con asco» del Pleno, en alusión a los diputados socialistas por impedir que se admitiera a trámite un proyecto de ley sobre desahucios. Ya en junio pasado llegó a manifestar en un debate general que no gobernaría con el PSOE andaluz «ni muerta».

Kichi no descarta una relación futura de Podemos y PSOE-A, «pero no a cualquier precio»

Meses antes de esta frase, la presidenta puso especial empeño en reconducir las relaciones con Podemos por otra vía, la institucional, y encomendó al vicepresidente de la Junta, Manuel Jiménez Barrios, el cometido de romper el hielo con el alcalde de Cádiz. Susana Díaz había visitado a todos los alcaldes del PP, además de los de su partido, pero no al único de Podemos en una capital andaluza.

Aquella visita entraba dentro del esquema de gobierno de Díaz de mantener una cordial relación con los ayuntamientos sean del color que sean e intentar que en las ciudades fuera visible la colaboración de la Junta socialista en sus proyectos. Además estaba en el proceso de primarias para liderar el PSOE. En el caso de Cádiz se puso sobre la mesa varios asuntos enquistados, entre ellos una ciudad de la justicia, rehabilitación de viviendas y un museo del carnaval.

Un año después con 37 millones de euros ejecutados de los 55 prometidos, «las relaciones progresan adecuadamente», expresó ayer José María González, quien no tuvo reparo en agradecer varias actuaciones de la Junta en Cádiz, como la compra del balneario de la Palma a pique de su derrumbamiento y los planes de empleo, «un colchoncito» con efectos «paliativos» en un municipio «maltratado por el paro».

También el vicepresidente admitió «unas relaciones francamente buenas». Preguntados ambos sobre si esa sintonía puede extrapolarse a alianzas de futuro en Andalucía, ninguno quiso mojarse, aunque ambos coincidieron en anotar el acuerdo sobre la financiación autonómica como ejemplo.

El más expresivo fue el alcalde andaluz de Podemos: «La presidenta y yo nos hemos mirado y nos hemos reconocido», dijo en alusión al futuro de Cádiz. «Menos mal que se acabó el sectarismo, a día de hoy podemos decir que el Ayuntamiento de Cádiz y la Junta se entienden». Respecto a una futura relación de Podemos y PSOE en otro plano político no la descartó, pero sí puntualizó: «No a cualquier precio».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos